*

Viernes 19 de Abril, 2019     |     Veracruz.
Suscríbete



Notas recientes

Se indaga más corrupción en la Sedatu del sexenio pasado: Meyer

La silla rota   /   
 Lunes, Marzo 18, 2019

   

En la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) no paran los escándalos. De acuerdo con Román Meyer Falcón, un arquitecto egresado del Tec de Monterrey, hay corrupción aún en esa dependencia y están en la ruta de castigarla.

"Hemos detectado y somos conscientes de actos de corrupción, no solamente en la Secretaría, sino también hay ciertas observaciones en otras dependencias como Fondo Nacional de Habitaciones Populares (Fonhapo), la Procuraduría Agraria...", revela en entrevista con LA SILLA ROTA.

Frente a ello, Meyer Falcón anticipa que están haciendo un mapeo muy claro de cómo han venido sucediendo cosas. Luego plantearán lo conducente ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) y la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Advierte que lo prioritario "es replantearnos el modelo actual de vivienda, que tiene sus errores". La idea es diagnosticar y decir qué sirvió y qué no funcionó.

Lo cierto es que "sí encontramos una secretaría desarticulada", admite el funcionario con estudios en Barcelona, España.

Su reto es entregar buenas cuentas. Por ejemplo, modificar la política de vivienda para lograr una mucho más inclusiva y flexible que entienda que las necesidades son diferenciadas en cada tipo de población y de región.

- ¿Cuál es el ánimo y los alcances y visión para constituir un grupo?

Empezamos hace un año y medio, habíamos conformado un grupo multidisciplinario, amplio de expertos y peritos en diversos temas relacionados con la Secretaría. Dimos a conocer este grupo de 45 mujeres y hombres con la finalidad de que ellos nos puedan apoyar a lo largo de los próximos meses y años.

- ¿Con debates, generando documentos?

Sobre todo en el acompañamiento en los programas. No tiene ningún costo, es honorifico completamente.

- La secretaría que tuvo más facultades de las que tuvo en su momento Reforma Agraria, ¿cuál es su visión sobre el tema?

Efectivamente, la secretaría es nueva. Prácticamente podríamos decir que tiene más menos seis años de edad.  Yo a veces comento que es una secretaría que no ha dado a luz, sigue en un proceso de gestión. Sin embargo, tiene prácticamente dos temas, que en algunos casos es difícil de sincronizar, que es la parte urbana de desarrollo urbanometropolitano, la política de vivienda, y por otro lado un tema muy distinto que es la parte rural. Son dos mundos diferentes.

Creemos que podemos apostar como una secretaría que ve un trabajo intenso con municipios y estados.

- Seis años, tres titulares, cuatro ahora y una trayectoria con escándalos de corrupción, ¿cómo encontró a la Secretaría?

Sí encontramos una secretaría desarticulada. Un conjunto de compañeros con el ánimo muy bajo, nos comentaban trabajadores de base que nunca habían ido a tocar puertas con ellos. No se habían presentado los anteriores secretarios, no se habían acercado a ellos. Encontramos una Secretaría abandonada.

Comento como anécdota que cuando entramos y que incluso al día de hoy en algunas partes es una Secretaría de Estado que no tiene acceso a internet que obviamente por el teléfono rojo les marcamos, el mecanismo de comunicación entre secretarios. Les digo ´pues márquenme a mi celular´. No existe como tal. Es un tema muy complejo porque al final de cuentas una Secretaría de Estado que tiene que coadyuvar en ordenamiento territorial no tiene las capacidades técnicas básicas para poder ejecutar su trabajo.

- Es un tema laboral y es un tema técnico pero la percepción que existe es que se creó una relación institucional, Jorge Carlos Ramírez Marín, Jesús Murillo Karam y la última secretaria, Rosario Robles. Muchas quejas sobre el Registro Nacional Agrario, pero no en el tipo de temas que maneja sino algo más profundo, manipulación de expedientes, corrupción en la relación de la Secretaría con los tribunales agrarios, un montón de personajes vendiendo cosas, despojos de terrenos, es algo sistemático, ¿cómo se enfrenta el desafío?

El primer punto es tener un diagnóstico muy claro de la situación, por cada una de las instancias. Lo que le he pedido tanto al procurador agrario como al director del Registro Agrario Nacional como a las áreas internas, sobre todo hablando de terrenos nacionales en esta primera parte, que tengamos un diagnóstico de cómo se han venido haciendo los procesos de deslinde, de desincorporación de terrenos nacionales.

Nos hemos dado cuenta que el tema de terrenos nacionales es un tema que a lo mejor no ha salido a la luz en los medios, pero nos preocupa que no tengamos al día de hoy un registro de cuáles son los terrenos nacionales.  No existe un inventario a nivel federal de cuáles son los terrenos nacionales, los baldíos propiedad de la nación, que son propiedad de todos los mexicanos.

Al llegar, funcionarios de confianza fueron removidos. Asimismo, hemos detectado y somos conscientes de actos de corrupción no solamente en la Secretaría sino también hay ciertas observaciones en otras dependencias como Fonapo, Procuraduría Agraria, etc. He pedido un mapeo muy claro de cómo han venido sucediendo cosas y observaciones que tengamos tanto de la SFP como a la Auditoria.

El objetivo es poder entender internamente cómo se están llevando los procesos y también empezar a platicar con gente de las propias instituciones, de la propia Secretaría. No todos los compañeros de las administraciones pasadas son compañeros que se tengan o que no consideramos que son relevantes.

Hay muchos cuerpos técnicos dentro de perfiles medios, bajos que nos han venido apoyando y que sin ellos no podríamos operar. Entonces también hay que reconocer que hay gente valiosa dentro de la secretaría. Que hay unas cuantas manzanas o hubo algunas cuantas manzanas....

- Los reportes internos disponibles dan cuenta de que los funcionarios que estuvieron los seis años muchos de ellos ligados a Ramírez Marín de quienes se dicen cosas impresionantes seguro lo tienen detectados. Sobre el tema de la reconstrucción ¿cuál es el diagnostico en esa materia a raíz de los sismos que se va acumulando con los años?

Uno de los grandes rezagos y pendientes tanto de la administración pasada como de la actual. Sin lugar a dudas nosotros a la hora de recibir la Secretaría, la base de datos que tiene Fuerza México, con una base importante de gente que fue apoyada con apoyos económicos para el proceso de reconstrucción. Lo que nosotros hemos venido viendo a lo largo de los últimos meses es que el punto central o medular es que no hubo un acompañamiento técnico.

Eso quiere decir que, a grandes rasgos y a una velocidad muy rápida, se entregaron los recursos pero sin un análisis detallado de si esa familia requería ese monto o si era susceptible a un monto mayor, qué proceso de reconstrucción requiere esa familia, si tiene o no un acompañamiento técnico, alguien que pueda asesorarlos. Muchas de las familias que hemos visto en Oaxaca, Morelos, Chiapas es que en algunos casos recibieron los recursos, pero no tuvieron acompañamientos.

- Hubo incluso bancos de materiales en Oaxaca, en otros lugares y oficialmente por lo menos acompañamiento técnico para reconstrucción, ¿esto fue así?

Si hubo un avance en el sentido de que cuando la gente recibió los recursos, muchos de ellos usaron el dinero para poder llevar a cabo el proceso de reconstrucción, pero muchos otros no lo usaron para ello sino para otros fines. Eso fue inapropiado del Estado, del gobierno, haber entregado recursos sin haber asegurado que tenían un acompañamiento técnico, que esa es la base hoy por parte de nosotros.

- ¿Esas visiones incurren en una responsabilidad legal? En las casas que se reconstruyeron en Guerrero luego de los huracanes y que se caían y no estaban totalmente terminadas. ¿Veremos acciones específicas?

Esperemos que sí, no depende estrictamente de mí o la Secretaría. Hemos tenido acercamientos con la doctora Irma Eréndira Sandoval y de alguna manera lo que nosotros esperemos ocurra en los próximos meses es que la SFP empiece ya a conformar las carpetas de investigación y desahogar los procesos de investigación y empiece llevar esto ya a otros procesos en el cual ya tenga que ver un tema tanto de responsabilidad administrativa como penal.

- La política del pasado sexenio le dio un giro importante al tema de las vivienderas. Hubo una quiebra casi sistemática de las vivienderas, Geo acaba de quebrar. ¿Cuál es el momento que vive el proyecto de vivienda?

Es un momento complicado de alguna manera se tenía política de subsidio a vivienda de interés social. Nosotros no consideramos que haya sido un elemento como fundamento erróneo, sin embargo, hemos visto que esa política se fue distorsionando conforme avanzó el tiempo.

De alguna manera vimos que las viviendas cada vez que se iban construyendo en desarrollos más alejados, menos inclusivos, más desarticulados de las zonas de trabajo y de alguna forma el volumen de vivienda el abandono especialmente en el norte del país comenzó a acelerar de manera dramática. Hubo un modelo de vivienda que no entendía o comprendía que también la fluctuación de los trabajadores en cierta zona es constante y que en algunos casos una vivienda propia no es la respuesta precisa a las necesidades de los individuos.

De alguna forma en estos meses replanteamos el proceso, hemos platicado con la Canadevi y otras instancias con la finalidad de buscar mecanismos alternos y apoyar la vivienda de interés social pero asegurando que este modelo no se repita. Poner más atención a que estos procesos de urbanización periférica masiva de baja densidad, usos únicos no mixtos no genero ciudad sino todo lo contrario.

- ¿Cuál es su visión como arquitecto hacer compatible ese esfuerzo ahora como responsable en qué ciudad estás pensando o cuáles son los ejes, qué podríamos esperar de la Sedatu en este es el nuevo modelo de ciudad?

Para nosotros lo prioritario es replantearnos el modelo actual de vivienda, que tiene sus errores. Con base en ello poder diagnosticar y decir qué sirvió y qué no. Con base en ello determinar nuevos esquemas. Lo que hemos visto es que hay una desvinculación en algunas ocasiones tanto de la política crediticia de la política nacional de vivienda.

Tenemos que coadyuvar en esto con municipios y estados que son elementos que deben sumarse porque quien determina a final de cuentas el uso de suelo es el municipio, que es libre y soberano. Por ejemplo, dónde no construir, dónde no se puede hacer vivienda, allá en el cerro, allá a 35 kilómetros de distancia de los centros de trabajo allá sobre los manglares, sobre áreas naturales protegidas.

- Hay un programa popular de vivienda que está haciendo énfasis en la frontera, ¿de qué tamaño es el foco rojo en esa materia en cuánto a aprovechar espacios públicos, convivencia, que obliga a la Secretaría a enfocarse tanto en la frontera?

Para nosotros como gobierno uno de los proyectos estelares es la frontera norte. Consideramos que este conjunto de incentivos fiscales que se han enunciado por parte del presidente como de la Secretaría de Economía van a detonar un crecimiento mucho más grande en los próximos años en relación a la zona productiva, prácticamente de maquila.

- ¿De qué tamaño es la ruptura, como se cruzan esas tendencias con la participación de jóvenes en el crimen organizado?

Es algo multifactorial y complejo determinar, pero al final de cuentas nuestra tendencia es que le entorno urbano sí tiene incidencia directa en lo que corresponde a conformación y evolución del individuo.

- Seis años van a pasar más rápido de lo que crees. ¿Cuáles son las tres cosas que te gustaría que realmente trascendiera en tu gestión?

En primera instancia la política de vivienda. Una mucho más inclusiva, flexible que entienda que a final de cuentas las necesidades son diferenciadas en cada tipo de población y de región. No podemos proponer un solo modelo de vivienda y que esperemos que ese modelo de vivienda atienda las necesidades de un centenar de diferentes tipos de familias.

- ¿Cómo está el presupuesto?

Bien, tuvimos un aumento de 7 por ciento, en comparación con el año pasado, que prácticamente se centra en los programas de reconstrucción.

Con información de La Silla Rota

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo