*

Viernes 23 de Agosto, 2019     |     Veracruz.
Suscríbete



Notas recientes

Así se formó la conexión entre Robles y Duarte

La silla rota   /   
 Sábado, Agosto 10, 2019

   

La conexión entre Rosario Robles y Javier Duarte se comprueba con una red de 11 empresas fantasma utilizada para desviar 164 millones de pesos de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu). 

En las actas de 5 empresas por las que transitó el dinero saqueado de Sedatu entre 2016 y 2017 aparece como socio mayoritario o apoderado Alfonso Gómez Méndez, un vecino de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, que a la vez funge como dueño de un despacho de servicios contablesinvolucrado en el desvío de fondos del gobierno de Duarte en Veracruz.

Dichas empresas, a su vez, están ligadas con otras 6 que también fueron utilizadas para el saqueo de recursos públicos federales, de acuerdo con un cotejo de documentos realizado por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Toda esta red tiene su base de operaciones en Chiapas y es distinta a la que el pasado 11 de septiembre reveló el diario REFORMA.

Vínculos 

A inicios de 2016, la SEDATU firmó dos acuerdos con el SQCS y con Telemax para desarrollar productos de difusión en audio y video que servirían para promover programas de Gobierno; el primer convenio fue por 450 millones de pesos y el segundo por 320 millones.

Tanto el SQCS como Telemax subcontrataron los servicios a una red de empresas que simularon operaciones, entre esas empresas estaba Agatha Líderes Especializados SA de CV, que recibió entre 2016 y 2017 pagos por 164.7 millones de pesos.

Posteriormente, el 21 de septiembre de 2016, el mismo joven que había fundado la empresa Agathanombró como apoderado general a Alfonso Gómez Méndez, residente en el barrio Niño de Atocha, de Tuxtla Gutiérrez, quien funge como dueño mayoritario de Principal Enajena SA de CV, un despacho que ha sido reportado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) por simular operaciones y que durante el sexenio de Javier Duarte formó parte del esquema de empresas fantasma utilizado para el desvío de recursos.

Su empresa Principal Enajena obtuvo contratos por asignación directa por 9 millones 500 mil pesos en el Gobierno de Javier Duarte, por concepto de supuestos servicios de comunicación y difusión, de acuerdo con lo que en su momento detectó el Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Veracruz cuando hizo la revisión de contratos de publicidad.

De simular la prestación de servicios con el gobierno de Duarte, Gómez Méndez pasó a ser subcontratista de la Sedatu.

El 92% del dinero pagado a Agatha (equivalente a 152.4 millones de pesos) fue transferido posteriormente a las siguientes 10 empresas ligadas entre sí, que comparten socios y apoderados legales, todas con domicilio fiscal en Tuxtla Gutiérrez: Capacitadora Fema.

Cinco de estas empresas fueron creadas el mismo día (el 29 de diciembre de 2014) ante el mismo notario, Luis Alberto Albores Figueroa, de Villa Corzo.

Además, cuatro de estas empresas tienen como accionista mayoritario a Alfonso Gómez Méndez, el mismo dueño de Principal Enajena, el despacho que sirvió a Javier Duarte.

Con información de La Silla Rota

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo