*

Martes 12 de Noviembre, 2019     |     Veracruz.
Suscríbete



Notas recientes

Independiente, apolítico y sin vínculos con el gobierno, así debería ser el titular de CNDH

La silla rota   /   
 Martes, Octubre 22, 2019

   

Organizaciones de derechos humanos y académicos especializados en el tema, sintetizan el tema en tres frases: un ombudsperson independiente, apolítico y sin vínculos con el gobierno en turno. Este, afirman, debería ser el perfil del próximo o próxima titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, como único camino -en este momento- para defender y proteger de manera neutra y real los derechos humanos de los mexicanos frente a las violaciones que se registran a diario y que se agravan con casos de desaparición forzada, feminicidios y tortura entre otros.

La Academia Nacional de Evaluadores de México es parte del debate sobre este tema. Su presidenta, Itzel Checa, encabeza una red de profesionales interesados en promover y mejorar la práctica de la evaluación. En entrevista con LSR ella resumió así su primer día (de un total de tres) en la sesión de entrevistas con aspirantes a encabezar esta comisión. "Hay perfiles que no lo cubren, no se hizo un filtro antes así que las sesiones serán maratónicas. Creo que debió haber una revisión más rigurosa de los 57 perfiles y como en todo trabajo, no a todas las personas se les entrevista precisamente porque se van haciendo filtros".

Checa coordina además el observatorio de designaciones públicas convocado por Artículo 19 y Fundar; de ahí que su presencia este día le permita tener autoridad para asegurar que, frente a un número elevado de candidatos, cuatro minutos para responder cuestionamientos es muy poco. "Nos parece que la entrega de la documentación debió ser ese primer chequeo que te permitiría tener menos entrevistas. Hoy escuchamos a varios aspirantes que han demostrado no tener el conocimiento, incluso ni la radiografía de lo que es la CNDH, lo que realiza o sus facultades. Hay quienes traen propuestas que no pueden ser viables con el aparato institucional. Por eso consideramos que hubiera sido idóneo tener menos perfiles para ir cerrando el embudo y tener procesos más serios".

Además, dijo, falta claridad respecto a cuáles son los indicadores que los senadores utilizarán para valorar y elegir candidatos. El proceso, aseguró, todavía tiene retos y uno de ellos es la asistencia de los legisladores. "Al menos este día hay pocos senadores de la comisión de justicia y más de la Derechos Humanos; entonces ¿Cómo van a tomar una decisión fundamentada y motivada del nuevo ombudsman? Hacemos un llamado para que estén aquí", solicitó.

Tras su asistencia al Parlamento Abierto realizado hace unos días con senadores vinculados al tema, organizaciones civiles emitieron un comunicado con el hashtag CNDH Autónoma, donde destacaron que sin respaldar ningún candidato se pronuncian por una elección transparente y rigurosa.

"Nuestra participación ha sido con la estricta finalidad de impulsar un proceso que garantice una valoración objetiva sobre la idoneidad de las personas candidatas y especialmente de aquella que resulte designada. Es decir, que la decisión se base en el mérito, trayectoria y autonomía de las personas candidatas y no en criterios políticos", señalaron. "Nuestros indicadores parten de los más altos estándares del derecho internacional de los derechos humanos que están expresados en los Principios de París. De la misma manera, hemos intentado incorporar las mejores prácticas derivadas de la experiencia de acompañamiento de la sociedad civil a otros procesos de designación", solicitaron. 

¿Una mujer?

¿Podría ser ella el nuevo ombudsman de México? De frente al relevo del titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, y pese a 45 hombres registraron su candidatura en el Senado, existen altas posibilidades de que quien dirija la próxima política en derechos humanos sea una de las doce mujeres que postularon para el cargo.

De ser así, sería la segunda ocasión pues la primera fue Mireille Roccatti de 1997 a 1999. Veinte años después, las doce aspirantes son:  María del Rosario Ibarra Piedra (hija de la activista Rosario Ibarra y quien ha apoyado la lucha que su madre entabló por las víctimas de desaparición forzada en 1968). María López Urbina (ex funcionaria de la PGR); Rosalinda Salinas Durán (ex funcionaria de Segob y la comisión de derechos humanos capitalina); Elizabeth Lara Rodríguez (defensora de derechos humanos de migrantes en Oaxaca).

Nayeli Martínez Vázquez (médico cirujano y ex esposa del ex consejero del IFE, Virgilio Andrade), Luz María Islas Colín (abogada y funcionaria del hospital de perinatología); Namiko Matzumoto Benítez (abogada que preside la comisión estatal de derechos humanos en Veracruz); Blanca Ivonne Olvera Lezama (abogada y ex funcionaria de la Policía Federal); María Guadalupe de Jesús Rivero Rodríguez (presidenta de la asociación civil Mujeres Mexicanas Unidas por la Fibromialgia).

Rosalba Becerril González (ex magistrada y ex pareja del ex ministro Genaro Góngora Pimentel); Rosy Laura Castellanos Mariano (consejera consultiva de la CNDH); y Silvia Sánchez Flores (asesora en el Poder Judicial). Será hasta la próxima semana cuando todas ellas y ellos, expongan ante los legisladores de las comisiones de Derechos Humanos y Justicia, las razones por las que aspiran al cargo. Y el 31 de octubre, la cámara alta elegirá el nuevo titular.

¿Un subordinado del Ejecutivo?

Kenia López Rabadán, senadora y presidenta de la comisión de derechos humanos, explica a LSR que esa será una de las cualidades que buscarán los legisladores en el nuevo ombudsperson. "Es una discusión que no será menor. Tendrá que ser una persona que no garantice subordinación al Poder Ejecutivo y que garantice que tampoco tendrá subordinación a ningún partido político. Ese será nuestro tema de análisis, de lo contrario un perfil equivocado le haría mucho daño al sistema. Buscaremos alguien cuya prioridad sea defender los derechos humanos de los mexicanos".

Por numeraria, Morena no podría elegir solo al nuevo titular, pues se requiere el voto favorable de dos terceras partes de los legisladores. A decir de la senadora panista este candado evitará una decisión gubernamental. Entre los perfiles recibidos, enlista, hay ex integrantes de comisiones de derechos humanos estatales, investigadores y ex miembros del Poder Judicial, entre otros.

Si bien el aún titular de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, podía contender para repetir su cargo por un segundo período, él anunció oficialmente su desinterés por hacerlo al argumentar "una desautorización moral dictada por el Ejecutivo hacia la CNDH y su trabajo".

Consultada al respecto, López Rabadán adelanta "el trabajo del actual comisionado es digno de reconocerse porque priorizó los derechos humanos más allá del gobierno actual. Este cargo no es, valga la expresión, de vender palomitas. Significa no ser la persona preferida del gobierno pues recordemos que en el sexenio de Peña Nieto hubo recomendaciones que seguramente no gustaron".

No obstante, la legisladora leyó también el contexto adverso que tenía González Pérez para siquiera intentar contender de nueva cuenta. Fue en junio cuando el presidente evitó recibir de sus manos el informe anual de la CNDH y turnó el acto a una reunión privada con la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. En aquella ocasión, el ombudsman declaró a la prensa que el presidente estaba en desacuerdo con una crítica que hecha sobre el mando militar de la Guardia Nacional.

Una semana después, Sánchez Cordero encabezó un acto oficial para iniciar los trabajos para diseñar el programa nacional de Derechos Humanos 2019-2024 acompañados por la sociedad y diversos entes de gobiernos locales, estatales y federales, mediante foros y mesas a realizarse. Al acto no fue invitado el ombudsman, más sin embargo sí estuvo presente el Representante Adjunto en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jesús Peña.

"Tenía un escenario muy complejo, no había condiciones para construir o definir un acuerdo hacia su persona; tampoco de aceptar recomendaciones. Pero finalmente, las razones personales por las que no contendió, solo las sabe él".

Un año atrás

Las diferencias entre el gobierno federal y la CNDH no son nuevas. En julio de 2018 el entonces presidente electo López Obrador hizo pública su intención de convertir al padre Alejandro Solalinde (director de albergues para migrantes "Hermanos en el camino") en ombudsman bajo la nueva administración federal; ello, a pesar de que este trámite corresponde al Senado.

Y aunque el sacerdote agradeció y rechazó el cargo en agosto de 2018, un año después retomó la coyuntura para presentar al mandatario a la persona que, en su opinión, sería la mejor candidata a la Comisión: se trata de la maestra Elizabeth Lara. "Tenemos la oportunidad de que una mujer pudiera ser la próxima comisionada ¡Me encantaría! Y la propuse por ser intachable, incorruptible, con la fuerza necesaria para poner a las autoridades corruptas en su lugar sin ser incondicional del Ejecutivo. Aunque yo no juzgo, será el Senado quien lo haga. Yo no tengo poder ni autoridad", describe en entrevista con LSR.

Tras presentarlos, el sacerdote cuenta que López Obrador vio con agrado su propuesta. "Nunca dijo es mi candidata ¿verdad? Pero si me señaló que habría otras personas en la terna. No conozco a la señora Ibarra Piedra, sé que es hija de una figura pública muy importante. Pero ella, seguro, debe tener lo suyo", adelanta.

Solalinde considera que por el trabajo que ella ha realizado en Oaxaca y dentro de las estaciones migratorias, Lara estaría en condiciones de transformar el rumbo de la CNDH pasando por la austeridad hasta dejar de lado la burocracia y mantenerse cerca de las víctimas.

 

Luis Raúl, el actual ombudsperson, es una persona de alto nivel académico. Pero él está dentro de una estructura o esquema ya tradicional, fruto de gobiernos anteriores, bajo un estilo de servicio burocrático y de oficina. Con él, se cierra un ciclo

Critican labor de González Pérez en CNDH

Durante la comparecencia de 21 aspirantes a dirigir la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, la gestión del actual Ombudsman, Luis Raúl González Pérez, fue criticada. Ante senadores de las comisiones de Derechos Humanos y de Justicia, Alberto Athié -quien denunció los casos de sacerdotes pederastas en México- señaló que la verdad y la justicia son dos grandes pendientes de la CNDH.

En tanto, Ricardo Bucio Mújica -secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna)- criticó que la atención que la CNDH brinda actualmente es muy formalista, por lo que dijo que lo hará breve y sencillo.

Enrique Carpizo Aguilar (quien en el pasado ya había acusado que el actual Ombudsman le plagió un texto) acusó opacidad en el uso de los más de mil 200 millones de pesos anuales de presupuesto de la CNDH.

Con información de La Silla Rota

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo