*

Miércoles 20 de Noviembre, 2019     |     Veracruz.
Suscríbete



Notas recientes

6 entidades concentran el 20% de policías sin controles de confianza

La silla rota   /   
 Martes, Noviembre 5, 2019

   

Más de 43 mil elementos de seguridad pública y estatal de las 32 entidades del país trabajan sin tener vigentes los controles de confianza, los cuales son un requisito para poder desempeñarse en el cargo.

Registros del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), hasta el pasado 30 de septiembre, se contaba con un estado de fuerza evaluable de 230 mil 417 elementos (municipal y estatal).

De ellos, 43 mil 382 no tienen vigentes las pruebas que estipula la Ley Nacional del Sistema Nacional de Seguridad Pública, lo que representa el 18.82% del total de los elementos que laboran en el país.

Los elementos que laboran sin los controles de confianza vigentes superan el estado de fuerza de la Ciudad de México, entidad con el mayor número de elementos destinados a la seguridad pública.

 

De acuerdo con los datos de cada entidad, la Ciudad de México (cinco mil 955 policías) es el estado con el mayor número de elementos (municipales y estatales) que trabajan sin los controles vigentes; le sigue el Estado de México, cinco mil 91; Jalisco, cuatro mil 909; Guerrero, tres mil 760; Sinaloa, dos mil 452; Zacatecas, dos mil 230; San Luis Potosí, dos mil 19; Chiapas, mil 908; y Veracruz, mil 818.

A nivel estatal, las cinco entidades con más elementos que laboran sin el permiso vigente son: Ciudad de México, cinco mil 955; Estado de México, tres mil 473; Zacatecas, dos mil 69; Guerrero, mil 381; y Tamaulipas, mil 246.

En lo que corresponde a nivel municipal, Jalisco, tres mil 495, Guerrero, dos mil 379; Sinaloa, dos mil 285; Estado de México, mil 618; y Baja California, mil 310.

El incumplimiento de las evaluaciones se presenta a pesar de que se incrementaron los centros de aplicación de las pruebas, ya que, en cada estado, por lo menos hay una instalación para aplicar los exámenes.

En enero de 2009 se expidió en el Diario Oficial de la Federación (DOF), la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en la que se establece como requisito las evaluaciones de Control de Confianza para poder laborar en una institución de seguridad o procuración de justicia del país.

El Capítulo II, articulo 96, en el que se detalla la Carrera Policial y la Profesionalización, menciona que la certificación es el proceso mediante el cual los policías se someten a las evaluaciones periódicas establecidas por el Centro de Control de Confianza correspondiente, para comprobar el cumplimiento de los perfiles de personalidad, éticos, socioeconómicos y médicos, en los procedimientos de ingreso, promoción y permanencia de cada elemento.

Las evaluaciones buscan reconocer habilidades, destrezas, actitudes, conocimientos generales y específicos para desempeñar sus funciones; identificar los factores de riesgo que interfieran en su trabajo; y que el elemento cumpla con la edad.

También, establecer un perfil físico, médico y de personalidad que les permita laborar; que sus percepciones económicas correspondan a la calidad de vida que llevan; que no consuman drogas y no tengan vínculos con el crimen organizado, y no haber sido condenado por delitos dolosos o estar bajo proceso.

En caso de no aprobar con los exámenes, el Titulo Quinto de la Ley, sobre el Desarrollo Policial, refiere que "los integrantes de las Instituciones Policiales podrán ser separados de su cargo si no cumplen con los requisitos de las leyes vigentes, que en el momento de la separación señalen para permanecer en las Instituciones, sin que proceda su reinstalación o restitución, cualquiera que sea el juicio o medio de defensa para combatir la separación, y en su caso, sólo procederá la indemnización".

De acuerdo con autoridades del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, entre los principales motivos por los que los elementos no aprueban los exámenes, es porque no tienen las capacidades psicológicas y físicas adecuadas, o porque su calidad de vida es mayor al sueldo que ganan. También, por suministrarse sustancias toxicológicas.

En algunos casos se ha detectado que los elementos tienen casas, departamentos, autos o lujos que no son costeables con el sueldo que perciben.

Las fuentes consultadas aseguraron a pesar de que los elementos no aprueban los exámenes, no son separados de su cargo porque se carece de personal, por las demandas laborales presentadas en contra de las instituciones, así como por la carencia de recursos para poder liquidarlos conforme a la ley.

Con información de La Silla Rota

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo