*

Domingo 8 de Diciembre, 2019     |     Veracruz.
Suscríbete



Notas recientes

Medida electorera de Trump, clasificar como terroristas a cárteles: analistas

La silla rota   /   
 Miércoles, Noviembre 27, 2019

   

La posible designación de los cárteles mexicanos como terroristas que anunció el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es una estrategia electoral que, en caso de confirmarse, afectará la relación bilateral entre ambos países, aseguraron expertos en seguridad nacional.

De acuerdo con los especialistas, el anuncio es una señal de que las estrategias de seguridad del gobierno mexicano no son las adecuadas, por lo que el combate a los cárteles que se realizó en Colombia en la década en 1990 se puede repetir en el país.

Hoy, el presidente de Estados Unidos dijo que los cárteles mexicanos serán designados como grupos terroristas que atentan contra la seguridad nacional de ese país.

"El presidente dice que está planeando, la decisión no está tomada, ese el primer punto. Segundo, en este momento, México no está aceptando esa declaración. Para que tenga un impacto como lo tuvo en Colombia en la década de 1990 tendría que tener la anuencia del Estado de Mexicano al 200%, porque significan muchas cuestiones legales para ambos países", explicó Gerardo Rodríguez Sánchez Lara, coordinador académico del Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

"Desde la perspectiva de la Casa Blanca, la posible designación, es un indicador de que los programas de seguridad pública encabezados por los civiles en México no han funcionado. No hay que descartar que Estados Unidos está en un proceso electoral, y que el actual ocupante de la Casa Blanca ha tendió una plataforma ideológica contra de la migración, principalmente de México. No descarto que dentro de la discusión de la posible designación, el proceso electoral juega un papel fundamental", comenta Javier Oliva, especialista en seguridad nacional y académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

"Se contaminaría toda la relación bilateral. Dentro del gobierno mexicano hay oposición. Dentro de las Fuerzas Armadas, de Relaciones Exteriores y en el Centro Nacional de Inteligencia. Eso complicaría mucho. Creo lo que los asesores del Departamento de Estado, de la Defensa, de la Embajada de Estados Unidos en México van a sopesar esta decisión. Si se toma la decisión sería completamente político electoral por parte del presidente de Estados Unidos", señala Gerardo Rodríguez.

"Habrá que ver. No en este sexenio. Con Peña, con Calderón, con Fox los gobiernos han sido permeables a modificar su política de seguridad pública por diferentes factores. Esta es una presión importante e inédita en la historia contemporánea de México, por lo que veremos como las áreas civiles procesan la decisión del gobierno de Estados Unidos que compara a los cárteles con el terrorismo internacional y el pandillerismo de Centroamérica", mencionó Oliva.

"De entrada, Estados Unidos se tendría que comprometer a hacer un combate al lavado de dinero en ambos países, tanto de los cárteles y de las empresas y personas físicas y morales que se designen por sus nexos con los narcotraficantes. No se designaría a todos. De seguro al Cártel Jalisco Nueva Generación, Sinaloa y Noreste. Se tendrían que sumar más agencias de inteligencia de Norteamérica al combate de los cárteles. Entre ellas, Agencia de Seguridad Nacional, se fortalecería la participación del Departamento de Defensa, la Agencia Central de Inteligencia incrementaría su participación en México. Esto desplazaría a la DEA, lo que originaría un conflicto de agencias en México", considera Gerardo Rodríguez.

"En marzo el presidente de Estados Unidos anunció la creación de una fuerza de tarea para hacer frente a las organizaciones criminales. Me parece fundamental comentar, que lo que ocurre desde de la perspectiva de Estados Unidos, es que estos grupos atentan contra la seguridad de sus habitantes y su desarrollo, lo que representa un salto cualitativo en el combate. Debemos recordar que han pasado diferentes situaciones que han prendido las alertas, entre ellas, Culiacán y el caso LeBarón. Es una oportunidad de cambiar la estrategia, porque desde la perspectiva de la Casa Blanca ha sido un fracaso", concluye Javier Oliva.

Rafael Fernández de Castro, director del Center For US-Mex Studies indicó que "es difícil que los cataloguen como grupos terroristas, porque éstos tienen una ideología y van por el poder; lo que no hacen los cárteles de la droga".

Con información de La Silla Rota

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo