*

Jueves 9 de Julio, 2020     |     Veracruz.
Suscríbete



Notas recientes

Colima, de los más pequeños en tamaño, pero grande en letalidad

La silla rota   /   
 Lunes, Junio 29, 2020

   

El año pasado superó a Baja California, sede del cártel de Tijuana, en letalidad. En lo que va de este 2020 es donde hay más feminicidios. Es uno de los cinco con más fosas clandestinas en lo que va de la Cuarta Transformación. Masacres, enfrentamientos, asesinatos de alto nivel. Eso es Colima.

También lee: Colima, donde asesinan a policías, diputados, jueces y exgobernadores

En las últimas semanas, una serie de asesinatos de prominentes figuras públicas en Colima ha marcado una nueva manifestación de violencia en esta entidad, que pese a tener la menor área geográfica, tiene la mayor tasa de homicidios del país. Algunos lo atribuyen a su ubicación, en la línea divisoria entre los territorios de los carteles más peligrosos de México.

Una investigación de Insight Crime revela que Colima, con una población de menos de un millón de habitantes, ha encabezado el índice per cápita de homicidios en México de manera consecutiva desde 2016. El año pasado, el estado registró una tasa de 96.7 asesinatos por cada 100,000 habitantes, superando ampliamente a Baja California, que ostentó el segundo lugar en número de homicidios, con 79.9 muertes violentas por cada 100,000 habitantes.

En lo que va de este, Colima ha registrado más feminicidios que cualquier otro estado; también es una de las cinco entidades que concentran más del 50 por ciento de las fosas comunes clandestinas exhumadas durante la presidencia de Andrés Manuel López Obrador.

Ese estado costero fue alguna vez considerado uno de los destinos vacacionales más seguros y deseables de México. Su tasa de homicidios a finales de 2015 era una tercera parte de lo que es hoy.

Paralelo a este incremento de la violencia se ha venido registrando una serie de bárbaros homicidios contra líderes políticos y sociales de alto perfil en Colima.

El 16 de junio, varios sicarios dispararon más de veinte tiros que segaron las vidas de Uriel Villegas Ortiz, juez federal de Colima, y su esposa, Verónica Barajas, en la capital del estado. Este juzgador había fallado varios casos relacionados con cabecillas del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y del Cártel de Sinaloa.

Dos semanas antes de ese episodio, las autoridades descubrieron el cadáver de la diputada por Colima Anel Bueno en una fosa anónima. Más de un mes atrás, un grupo de hombres armados la había secuestrado a plena luz del día cuando participaba en un evento promocional para un nuevo proyecto de saneamiento en medio de la pandemia del coronavirus.

Villegas Ortiz y Bueno son apenas dos de por lo menos una docena de figuras públicas asesinadas en Colima desde 2010, lista que incluye abogados, funcionarios de secretarías y a un exgobernador del estado.

Con información de La Silla Rota 

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo