*

Sábado 15 de Agosto, 2020     |     Veracruz.
Suscríbete



Notas recientes

Por qué el coronavirus es otro cruel revés para los millennials

La silla rota   /   
 Sábado, Julio 11, 2020

   

Nick Andersen empacó su vida en Charleston, Carolina del Sur, y se dirigió al sur en busca de un nuevo trabajo y un nuevo comienzo.

El 1 de marzo, firmó un contrato de arrendamiento por un año en un departamento en Miami. Dos semanas después de asumir su puesto en una compañía de software financiero, estaba trabajando desde su casa.

Un mes después, no estaba trabajando en absoluto.

Era un lunes por la noche. Recibí un correo electrónico para una reunión de Zoom a la mañana siguiente

Los jefes que habían recibido ansiosamente a Andersen, de 32 años, en la compañía unas semanas antes, ahora le decían que estaba siendo puesto en "licencia indefinida". No le pagarían, pero al menos mantuvo su seguro de salud.

Por lo que tuvo que retirar su cuenta de ahorros para llegar a fin de mes.

Es algo así como. . . la historia milenaria. Seguimos trabajando para este futuro que realmente no se avecina

Millennials, los más afectados por el covid

Historias como la de Andersen hay muchas alrededor del mundo en medio del ataque económico que ha provocado el coronavirus, pues son los menores de 40 años quienes han sufrido el mayor golpe económico, de acuerdo con el Financial Times.

En efecto, los jóvenes sienten que les han dado la vuelta a sus vidas para salvar la mayor cantidad posible de ancianos.

A medida que los gobiernos comienzan a trazar un camino para salir de la crisis, es probable que la redistribución generacional se convierta en uno de los temas políticos dominantes.

Después de haberlos visto sufrir dos cataclismos económicos en poco más de una década, habrá una fuerte presión para que las generaciones mayores devuelvan el favor y ayuden a los millennials a recuperarse, según Ana Hernández Kent, analista de políticas del Banco de la Reserva Federal de San Luis.

Y aunque, los millennials deberían estar entrando en sus años de ganancias máximas, la combinación de la crisis financiera de 2008 y el coronavirus es un "doble golpe" que podría equivaler a un revés devastador.

"Esa Gran Recesión realmente los ha seguido durante la última década más o menos", dice Hernández Kent.

Incluso a partir del cuarto trimestre de 2019, los millennials aún estaban por debajo, en términos de riqueza, donde esperaríamos que se basaran en generaciones anteriores de edades similares

La crisis financiera moldeó los puntos de vista de los millennials en formas que ya están impulsando la política en ambos lados del Atlántico.

"Estados Unidos no ha hecho un buen trabajo para proteger o empoderar a sus ciudadanos más jóvenes", dice Edward Glaeser, profesor de economía en Harvard.

Pues el académico aseguró que, durante los últimos 50 años, la política terminó protegiendo los privilegios de los "expertos".

Son los jóvenes quienes han soportado la peor parte de eso, incluso antes de esta crisis actual

Según el economista de la Universidad Carnegie Mellon, Shu Lin Wee, la movilidad profesional limitada después de la crisis financiera significaba que los millennials están atrapados entre dos opciones totalmente desagradables: permanecer en trabajos donde estaban mal pagados debido a salarios mediocres establecidos en un momento de alto desempleo, o cambiar carrera en áreas donde la falta de experiencia significa comenzar más abajo en la escalera.

Shu dice que las cicatrices salariales de una recesión podrían arrastrar los ingresos de una persona por hasta 20 años.

Ana Hernández Kent, analista de políticas del Banco de la Reserva Federal de San Luis, presenta una conclusión similar. Incluso antes del coronavirus, calcula que la riqueza media típica de la familia milenaria mayor, lo que poseen menos lo que deben, era alrededor de un tercio más bajo de lo que deberían compararse con las generaciones anteriores en la misma etapa de la vida.

Es probable que muchas de esas tendencias se vean exacerbadas por la crisis del coronavirus. Los millennials de todas las razas tienen más probabilidades de tener contratos a corto plazo, temporales o de cero horas, así como el tipo de trabajo en restaurantes, cafés o la economía de los conciertos que han sido más vulnerables a ser cortados durante el cierre.

Lo mismo es cierto para los miembros de la Generación Z, la cohorte más joven que los millennials, que ya han ingresado a la fuerza laboral.

Con información de La Silla Rota 

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo