*

Sábado 15 de Agosto, 2020     |     Veracruz.
Suscríbete



Notas recientes

Conacyt se despacha con la "cuchara grande" con fotocopias y seguros

La silla rota   /   
 Miércoles, Julio 15, 2020

   

En plena pandemia y aún con las medidas de austeridad del gobierno federal, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) se despachó con la cuchara grande, ya que entre marzo y abril gastó 12 millones 832 mil 976 pesos en servicio de fotocopias, vales de despensa y seguro de gastos médicos mayores, todo esto en medio de señalamientos de científicos y recortes presupuestales.

De acuerdo con el portal Compranet, la licitación más reciente que hizo el Conacyt, que encabeza María Elena Álvarez-Buylla es la IA-03890X001-E19-2020 para contratar el servicio de fotocopiado, la cual se publicó el 8 de abril y concluyó el día 20 del mismo mes.

El contrato lo celebró el pasado 24 de abril con la empresa Estratec S.A. de C.V, para el servicio de fotocopias, impresión y digitalización de documentos por un monto máximo de 2 millones 524 mil 160 pesos y mínimo de 1 millón 514 mil 496 pesos, el cual concluirá hasta el 31 de diciembre de este año.

Poco antes, el 31 de marzo, publicó la licitación LA-03890X001-E18-2020 para la contratación del servicio de suministro mediante monedero electrónico de vales de despensa.

El procedimiento cerró el 16 de abril y el día 22 firmó el contrato para la emisión de vales de despensa electrónicos por un monto máximo de 7 millones 823 mil 513 pesos y mínimo de 5 millones 816 mil 250, con la empresa Toka Internacional S.A.P.I. de C.V.

Sin embargo, la más controversial de las tres licitaciones es la LA-03890X001-E12-2020, para la contratación del servicio de seguro colectivo de gastos médicos mayores, la cual fue publicada el 28 de febrero, el día en el que se confirmó el primer caso de covid-19 en México.

El procedimiento concluyó el 17 de marzo y derivó en un contrato con Metlife México S.A. por un monto de 2 millones 485 mil 303 pesos, el cual entró en vigor el 24 de abril y estará vigente hasta el 31 de diciembre.

El diario El País dio a conocer en mayo pasado el contrato de los seguros y señaló que el Conacyt hizo de oídos sordos a los lineamientos de austeridad. Entre las irregularidades de este contrato resalta que fue firmada por una subdirectora de Conacyt, Lucía Rodríguez Rivero, quien aparece en la lista de beneficiarios junto a su marido y sus dos hijas.

Esta contratación de seguro de gastos médicos mayores se llevó a cabo a pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó al inicio de la administración que este servicio privado se acabaría como parte de las medidas de austeridad.

De hecho, la Ley Federal de Austeridad Republicana establece en el artículo 22 que "Queda prohibido contratar con recursos públicos cualquier tipo de jubilaciones, pensiones y regímenes especiales de retiro, de separación individualizada o colectiva, así como seguros de gastos médicos privados, seguros de vida o de pensiones que se otorguen en contravención a lo dispuesto en decreto o alguna disposición general, Condiciones Generales de Trabajo o contratos colectivos de trabajo".

Sin embargo, Conacyt no es la única dependencia que le ha dado la vuelta a la austeridad. El pasado 12 de mayo La Silla Rota publicó que la Fiscalía General de la República contrató también a Metlife seguro de gastos médicos mayores por 168 millones 396 mil 594 pesos.

Los conflictos al interior del Conacyt, por falta de recursos

El Conacyt enfrenta conflictos internos, de cara a la Ley General de Ciencia y Tecnología que debe ser promulgada este año. El problema más reciente es el que enfrentó con el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, al cual dejó de otorgarle recursos bajo el argumento de que es una asociación civil y ya no podía darle financiamiento.

El pasado 15 de junio la doctora Julia Tagüeña Parga presentó su renuncia al cargo de coordinadora al denunciar que era inoperable sin los recursos necesarios. En esa ocasión, la especialista explicó que durante 17 años se otorgó dinero al Foro a través del Conacyt, con el fin de que fuera independiente, en el estatuto orgánico de esa época se estableció que para que se le pudieran entregar esos recursos se debía constituir como una asociación civil.

"Llega el momento de que el actual Conacyt cumpla con el artículo 38 y entonces dice que no puede hacerlo porque no le quiere dar dinero a una A.C. lo cual no hacía ningún sentido porque el Foro se había vuelto A.C. porque el Conacyt lo había pedido y además, evidentemente hay muchas otras A.C. que reciben dinero", dijo la doctora.  

"Es muy importante mencionar que es un dinero dado directamente por el Conacyt, con base en la ley y que todo el trabajo siempre fue evaluado, siempre fue auditado y siempre se dieron cartas de quien funcionamiento. Porque ahora de pronto quién sabe qué pasó con el dinero, se sabe perfectamente, está todo auditado y organizado", afirmó.

Este lunes, Tagüeña Parga y cinco ex coordinadores del Foro emitieron una carta en la que señalaron que la actual administración del Conacyt ha desconocido la autonomía legal de este ente jurídico no obstante la claridad con que se le otorga en la Ley de Ciencia y Tecnología y  ha incumplido la obligación de otorgar los apoyos necesarios para garantizar el adecuado funcionamiento del FCCyT.

"Por último, en relación con las acusaciones dirigidas a la doctora Julia Tagüeña Parga, se debe mencionar que las asignaciones se han otorgado con base en el programa de trabajo presentado por el FCCyT y han sido decididas al interior del Conacyt mediante un mecanismo colegiado, en cumplimiento de la ley", destacaron.

Esto después de que Álvarez-Buylla señaló que Tagüeña Parga desvió 50 millones de pesos de forma ilegal al foro, declaración que hizo en una reunión con la comisión de Ciencia y Tecnología del Senado.

Científicos como Javier Flores y Martín Bonfil Olivera señalaron en redes sociales que estas acusaciones son una "total falsedad" al mostrar documentos que muestran que la transferencia de esos recursos se hizo de acuerdo a lo establecido en la ley.

Este año ha sido complejo para la ciencia, porque a inicios de 2020 se anunció que se metería tijera a los recursos y esto comprometía la operación de Centros de Investigación Científica, aunque el pasado 2 de junio se indicó que no se les aplicará el recorte de 75% al presupuesto.

Con información de La Silla Rota 

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo