Lunes 18 de Enero, 2021     |     Veracruz.
Suscríbete



Notas recientes

López Obrador: dos años de política entre conflictos

La silla rota   /   
 Martes, Diciembre 1, 2020

Durante su mandato, el presidente se ha enfrentado a más de un conflicto que involucra a la oposición, sociedad civil

   

A dos años de gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador se ha enfrentado a más de un conflicto que involucra a grupos de la oposición, sociedad civil, hasta su propio partido y gabinete; aunque ninguno parece afectarle, algunos podrían causar mayores estragos rumbo a la primera mitad de su administración.

Desde la salida de 10 mandatarios locales de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), hasta la fragmentación de su gabinete por supuestos intereses particulares dentro de él; López Obrador ha sacado provecho de la tormenta, para poder avanzar su agenda legislativa y de programas sociales.

Para Gustavo López Montiel, académico del Tecnológico de Monterrey, López Obrador está acostumbrado a lidiar con el conflicto y usarlo en su favor, incluso, ha generado varios conflictos estando en el poder, que a la larga le reditúan.

 

"Él está acostumbrado al conflicto y a administrar ese conflicto, es su estilo. El conflicto es una herramienta del poder, en la política es una forma de modificar las relaciones de poder. El presidente no le teme a que se lo tomen a mal, el conflicto le permite a él generar condiciones en las relaciones con la oposición y la sociedad civil", aseguró.

 

La Silla Rota publicó una entrevista con el internacionalista Lorenzo Meyer, el pasado 21 de noviembre, donde aseguró que el gobierno lopezobradorista "no es un gobierno más, sino un cambio de régimen, un cambio de las reglas reales y profundas".


Vidal Romero León, profesor de ciencia política del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), consideró que uno de los errores de la administración actual es que no tienen un plan específico sobre cómo llevar a cabo "los buenos deseos" que se convirtieron en metas difíciles de medir.

 

CONFLICTO EN EL GABINETE

A inicios de agosto, La Silla Rota publicó un análisis sobre las salidas que la López Obrador ha tenido dentro de su gabinete, las cuales -además de especularse- se dieron en medio de acusaciones de intereses creados desde una parte del mismo gabinete.

Salieron entre inconformidades los hoy exsecretarios de HaciendaCarlos UrzúaMedio AmbienteVíctor Toledo; Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú; quienes acusaron falta de escucha por parte del presidente y falta de campo de acción.

"El gobierno de la 4T está lleno de contradicciones y hay luchas de poder al interior del gabinete", fueron las palabras que utilizó Víctor Toledo en un audio que se filtró a los medios de comunicación, días antes de concretarse su salida.

Antes de eso, el exsecretario de Hacienda, Carlos Urzúa, se despidió a través de una misiva donde acusó la imposición de funcionarios "que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública" y la toma de decisiones "sin suficiente sustento".

Jiménez Espriú renunció a la SCT por la inconformidad de que el Ejército y la Marina tomaran el control de las aduanas; y Germán Martínez, exdirector del Seguro Social, por las decisiones del gasto reducido para la compra de medicinas.

Para Vidal Romero León, rumbo a la primera mitad del gobierno de López Obrador, el gabinete seguirá teniendo cambios, cada vez más cercanos a una "depuración" que deje "a gente sumamente leal al presidente", que "estén de acuerdo en todo".

 

CONFLICTO EN MORENA

Apenas llegó López Obrador a la presidencia, el partido que fundó e impulsó con su liderazgo comenzó una debacle que fraccionó su corpus entre algunas fracciones que migraron del PRI y el PRD, que eventualmente ocasionaron un conflicto en los tribunales.

Entre acusaciones de corrupción entre quien fuera presidente interino, Alfonso Ramírez Cuéllar, y la exsecretaria general en funciones de presidenta, Yeidckol Polevnsky; y la lucha por la nueva dirigencia entre los autodenominados "puros" y el bloque Monreal-Delgado, fragmentaron el partido que perdió empuje en las elecciones de este año.

 

 

 Para Lorenzo Meyer, el conflicto interno en Morena sí puede afectar al ejercicio del gobierno de López Obrador; pero la decisión del primer mandatario de mantenerse al margen le hará más bien a su gobierno que al instituto político que fundó.

"Todo partido en el poder tiene disputas por el poder (...) Lo ideal para alguien que está al frente de un gobierno sea tener el apoyo de un partido unificado, disciplinado, honesto, comprometido con los programas ideológicos, eso es lo ideal, pero raras veces se tiene", dijo Lorenzo Meyer a este medio.

Para Vidal Romero León, el reto más importante de Morena será generar una imagen ganadora para 2021, como la que fue López Obrador en 2018; que el PRD no consiguió formar de 30 años de vida política y el PRI puede aprovechar.

 


"La debilitación de Morena puede reparar en un PRI fortalecido, a quien no le den candidaturas se irá al PRI, que tiene una imagen unificada, aunque no lo sea, y conserva parte de esa base social heterogénea que lo formó y migró a Morena", dijo.

 

 

CONFLICTO CON GOBERNADORES

A mediados de septiembre, en medio de la epidemia de covid-19, 10 gobernadores de la oposición fundaron la Alianza Federalista, desarticulando la Conago y generando una relación ríspida con el gobierno federal, en materia económica y de seguridad.

Los gobernadores de Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León y Tamaulipas, emprendieron una guerra de declaraciones en contra de las medidas que el gobierno de López Obrador tomó para atajar la pandemia de coronavirus y reclamando más recursos de las participaciones federales.

Para Gustavo López Montiel, esta Alianza Federalista irá perdiendo tensión rumbo a las elecciones de 2021, pues varios de los estados que hoy integran la Alianza Federalista renovarán su gobierno, y podría ser que Morena alcance la gubernatura en varios de ellos.

"Los gobernadores que están, el grupo de los 10, están ahí porque les conviene, pero en la medida en que se acerque la elección y en la medida en que el presidente encuentre otros elementos para negociar, puede que cambie la relación de fuerzas. Veo que la gran parte de esos gobernadores van a cambiar el año entrante, no creo que pase cosa mayor", dijo.

 

CONFLICTOS EN EL LEGISLATIVO

Pese a tener la mayoría parlamentaria en ambas Cámaras del Congreso Federal, el gobierno de López Obrador ha impulsado reformas a medias, algunas más han sido su bandera de triunfo, pero han salido adelante en procesos desaseados y llenos de conflicto.

Entre las reformas más destacadas están la redición de la reforma educativa, la creación de la Guardia Nacional, elevar los programas sociales a nivel constitucional y más recientemente la eliminación de 109 fideicomisos públicos.

Con la eliminación de los fideicomisos en materia de desaparición forzada protección a periodistas, ciencia y tecnología; López Obrador abrió un espacio a la oposición, que retomó las exigencias de la sociedad civil para "defenderlas", como su agenda.

Para Vidal Romero León, ninguna de estas reformas prioritarias logrará cambiar el rumbo del país en el corto o mediano plazo, pero sí lo puede hacer la tarea de endurecer la recaudación de impuestos a grandes empresarios y vigilar el cumplimiento de las normas fiscales, a través de la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda.

Para Lorenzo Meyer, reformas como la eliminación del outsourcing y la de los programas sociales, si beneficiará a identificar el "cambio de régimen" que propuso López Obrador. "Sus programas sociales no los van asar de pobres, pero por lo menos los hacen ver que este gobierno los toma en cuenta, que es su gobierno, cosa rarísima en México".

 

 

 

Con información de La Silla Rota

   


Visitas:


Encuesta




Nación & Mundo