Orizaba, Ver.- (AVC) Productores de la CNPR y CNC que cumplieron 25 días de bloqueo al ingenio El Carmen advierten que hay riesgo de que no se inicie la nueva zafra si la empresa no les paga los 21 millones de pesos que les adeudan, llevando a una fuerte crisis al campo en la zona centro, con una caída en la producción de más del 50 por ciento.

El presidente de la Unión de productores de caña de la CNC de esta factoría, Ricardo Tablilla Valera, informó que posiblemente este martes la empresa los llame para empezar a pagar, sin embargo habrá que ver si es cierto porque la semana pasada “eso se dijo, que ya habría pago, y no se cumplió”.

Cabe destacar que debido al bloqueo los obreros solo entran a checar a la factoría y a cobrar, pero sin realizar sus actividades cotidianas, al estar paralizada la producción.

“La gente se desespera, pero a la vez siguen adelante, porque la esperanza muere a lo último, queremos que nos  paguen, esa esperanza nos mantiene ahí porque hay necesidad de comer”, dice Tablilla Valera.

Reconoció que hay temor de que la empresa los denuncie para promover su desalojo, pero puntualiza que si el paro existe es porque no les han pagado lo que les deben, “entonces cómo podrían buscar una orden de desalojo, si lo estamos haciendo es un paro, y saben que nos deben”.

Recordó que ellos cumplieron con entregar la caña, en total 602 mil toneladas, “y ahorita lo que nos deben, es la caña contratada a las organizaciones; también les deben a los de cañas libres, pero no se han acercado hasta ahora”.

Mientras tanto, el campo se encuentra en malas condiciones, pues por falta de recursos, no se fertilizó ni se desmalezó, “tenemos muy mal el campo, y vamos a tener una baja importante, la producción en campo se va a ir abajo hasta un 50 por ciento”, y lo que es más hay riesgo que no comience la nueva zafra.

La nueva zafra se tiene contemplada arrancar en la última semana de noviembre, “pero si hay problemas, si no nos pagan, no vamos a iniciar zafra, hay riesgo de que no comience la zafra”.

La empresa mientras tanto les argumentó falta de liquidez económica, y pese a toda esta crisis, los cañeros tienen la esperanza de que el Ingenio no se declare en quiebra, porque saben que los obreros aunque no están trabajando en el interior, si llegan a checar y les están pagando su salario semanal.