Coatzacoalcos, Ver.- (AVC) Trabajadores del complejo petroquímico Pajaritos preparan amparos y demandas para protegerse del desplazamiento del que al menos mil 300 de sus compañeros han sido objeto por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex) desde que la empresa formó una alianza con Mexichem para crear la empresa Petroquímica Mexicana de Vinilo (PMV).

Leonardo Hernández Escamilla, trabajador de la sección 11 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (Stprm), explicó que se interpondrán amparos indirectos, pues reveló que existe la amenaza de que Pemex despida y jubile en forma masiva a más de mil 500 trabajadores en el último bimestre del año.

“Hemos estado escuchando de buena fuente que en el mes de noviembre, a más tardar en diciembre, que va a haber jubilaciones masivas tanto como a los que ya tienen derecho por su edad o tiempo laborado como jubilaciones especiales e incluso liquidaciones, ésa es la amenaza que se cierne”, indicó.

En entrevista, recordó que a la fecha más de mil 300 petroleros han sido desplazados hacia los complejos Morelos, Cangrejera y Cosoleacaque, donde el personal se encuentra en condiciones infrahumanas, sin trabajar y sin recibir sus prestaciones.

Hernández Escamilla enfatizó que PMV tomó el control del complejo Pajaritos y ahora los trabajadores laboran para ella y no para Pemex, e incluso, dijo que hay 63 empresas prestando sus servicios bajo el esquema de subcontratación. Es decir, Pemex ahora aporta la mano de obra a PMV cuando anteriormente era al revés.

“Esta empresa se encarga de dar el mantenimiento y hacer todos los trabajos a Pajaritos, a clorados III, Etileno y servicios auxiliares desplazando a la mano de obra original del complejo. Ahorita mil 300 trabajadores andan movilizados, los corrieron de Pajaritos prácticamente, andan movidos a Cangrejera, Morelos y Cosoleacaque en condiciones insalubres, infrahumanas y sufriendo las inclemencias del tiempo”, expuso.

El petrolero reiteró que Pemex pretende obligar a sus trabajadores a firmar el convenio administrativo 10720/2013, que se contrapone al Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) vigente hasta el año entrante, para dejarlos bajo el mando de PMV, a lo que unos 600 trabajadores se han resistido mientras que el resto cedió y fueron enviados a otros complejos.

“En el complejo Pajaritos muchos talleres están vacíos, ya prácticamente es un complejo desierto, ya los trabajadores petroleros somos pocos y los pocos que quedamos ahí también somos despreciados por esta PMV porque no quiere pagar tiempos extra y otras prestaciones consagradas en el contrato. Ellos prefieren pagarle lo mínimo a los trabajadores de compañía y a nosotros nos mantienen hacinados, no sé si no les servimos o no les alcanza para pagar la capacidad que tiene el trabajador petrolero para desarrollar el trabajo ahí, principalmente la planta Clorados III que es de alto riesgo”, agregó.