Tierra Blanca, Ver.- (AVC) La travesía de cruzar desde Centroamérica a Estados Unidos puede tardar 15 días o hasta 3 o 4 meses dependiendo de las condiciones, en el transcurso los migrantes debe caminar varios días a la orilla del tren, lo que provoca que terminen con los zapatos y los pies destrozados.

Atendiendo este problemática, un grupo de reporteros encabezados por Eirinet Gomez de E-Consulta y Luis Arturo Gayosso entregaron este domingo, más de 400 pares de zapatos , ropa y material de curación al albergue diocesano de Tierra Blanca y Las Patronas en Amatlán de los Reyes.

Luego de realizar la colecta del zapatón migrante apoyados con la solidaridad de cientos de donantes, ente ellos el colegio Las Hayas, entregaron el primer paquete de zapatos que significan un alivio para cientos de migrantes que atraviesan diariamente por Veracruz.

Para Esteban y Yesica quienes desde principios de abril salieron de su natal Guatemala con destino a Estados Unidos los zapatos son una bendición. Durante su paso por Veracruz fueron asaltados, les quitaron el dinero y tuvieron que caminar tres días entre el monte para llegar hasta Tierra Blanca donde descansan este domingo.

Yesica busca entre las bolsas negras unos tenis del número 7. Eso para ella significa la diferencia para aguantar el camino empedrado alrededor de la vía.

Luego de varios minutos, unos tenis gris con rosa parecen ser los indicados, los tenis seminuevos son de su talla y los guarda entre sus cosas como un tesoro Preciado.

Las necesidades en el albergue son muchas

La madre Juana Montes, quien participa en la organización del albergue reconoció que las condiciones en las que llegan son de cansancio extremo y con los zapatos deshechos.

A raíz de la nueva política migratoria en la frontera sur, se les prohíbe subir al tren, por lo que tienen que caminar el doble en peores condiciones. "Ante la falta de zapatos muchos llevan chanclas, que son resbalosas en el tren o que pueden tener heridas en el camino en el monte", dijo.

Llamó a los ciudadanos a ser solidarios con esta problemática, pues las necesidades son muchas.

"Tuvimos el caso de un migrante que mejor se fue corriendo, se iba a ir con los zapatos despegados como los traen varios y mejor decidió irse descalzo, para el es mejor".

Entre las cosas que se necesitan para donar en los albergues son: pantalones, calcetines, ropa interior, camisetas chicas, plantillas para los zapatos, medicamento para hongos y cremas para piquetes.

Recordó que el flujo varia, pues hay días que llegan 7 o hasta 47 migrantes.

"Son gente muy necesitada, viven situaciones extremas, y por ello hay que apoyar en esta crisis humanitaria".