Xalapa, Ver. La periodista Daniela Rea, de la Red de Periodistas de A Pie, consideró que la crónica periodística es necesaria por ser un espacio que permite un encuentro con el otro, dados los episodios de violencia que experimenta el país.

“Podemos hablar, dudar, odiar, sentir deseos de venganza, decir no entiendo nada y en ese proceso de diálogo ir tratando de entender lo que nos está pasando ahorita y entonces sí poder imaginar que las cosas pueden ser de otra manera”.

En su presentación en el foro Periodismo, Crónica y Narrativa, dentro de los “Diálogos interdisciplinarios por la Paz”, destacó que el acercamiento a personas que han sido víctimas de algún crimen exige una sensibilidad para la que el periodista no estaba preparado.

La también activista dijo que la crónica es urgente para entender lo que está pasando, requisito que ya no se alcanza con el periodismo objetivo que se enseña en las aulas.

“Desde el estado nos han robado las palabras para legitimar los crímenes; se habla de la promesa de seguridad y bajo esa promesa se nos han coartado derechos. Yo creo que una de las utilidades que nos puede dar la crónica es recuperar las palabras, renombrar las cosas”.

Agregó que ese género periodístico permite no dar verdades, sino plantear dudas de las cosas, que permiten hablar de lo que no se puede, para tratar de entender que significa y el papel de cada uno ante esas situaciones.

La periodista cuestionó el papel de las universidades en los hechos de desapariciones, asesinatos de periodistas, o cualquier persona alcanzada por el crimen.

Por su parte, Fernanda Melchor, editora y periodista veracruzana dijo que ya no puede hablarse de periodismo o literatura sin tocar el tema de la violencia, inherente a la existencia humana.

“El problema no es que la violencia se encuentre escondida en el corazón de las personas, el problema es pensar que no puede ser de otro modo, que no podemos hacer algo”, dijo.

Dijo que la ficción permite hablar realidades que el periodismo no puede abordar, por ello es necesario hallar un refugio en la literatura para expresarlas, por no existir ya condiciones para abordar un periodismo de fondo.

Finalmente Josefina Estrada, narradora, periodista y editora argumentó que para lograr una buena crónica no solo es necesario describir la escena o el hecho, sino también pensar el público al que va dirigido, la manera en la que se va a contar, y las conclusiones que el lector debe sacar.