Xalapa, Ver.- La producción alimentaria ha sido afectada e incluso disminuida por la erosión del suelo, la falta de calidad del agua por la concentración de sedimentos así como la contaminación de sedimento en la atmósfera, alertó Helena Cotler Ávalos, investigadora de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Entrevistada en el marco de la celebración del Día Mundial de los Suelos, indicó que este problema no sólo afecta a los campesinos, sino a todos los ciudadanos y, sin embargo, el Gobierno Federal no ha prestado atención a ello.

Explicó que para muestra está el hecho de que el último mapeo que se realizó para conocer la degradación del suelo data de hace 13 años, lo que demuestra la falta de interés por este recurso natural tan importante.

"Los últimos datos que se tienen son bastante preocupantes porque algunos dicen que tenemos 45 por ciento de suelos degradados y otros dicen que 60 por ciento y eso ya se está reflejando en la producción alimentaria".

Añadió que según el censo ejidal del 2012 que hizo el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 46 por ciento de las unidades de producción no fueron cultivadas por pérdida de fertilidad del suelo.

"Entonces eso nos está hablando que las consecuencias de la degradación del suelo son bastante graves", y abundó que la minería es una de las actividades que más impacto negativo tiene sobre la superficie terrestre al deforestar los bosques para poder extraer los minerales.

En ese sentido, precisó que no todos los suelos son iguales y se debería analizar cuáles son verdaderamente ricos y por ende necesarios para conservar y cuáles servirían para el desarrollo de ciudades.

"No todos los suelos son iguales y habría que estar planeando cuáles son los tipos que realmente queremos conservan porque filtran agua, porque permiten recargar acuíferos, entonces es todo un tema que no se están atendiendo a ningún nivel y cada vez hay menos instituciones académicas que lo están atendiendo".

Aunado a esto señaló que hay poco interés tanto del Gobierno como de la academia por conocer qué pasa con los suelos en México y cómo se han degradado, pues actualmente sabe que es el Instituto de Ecología y la Universidad Veracruzana, las instituciones que se han preocupado con profundizar en este tema.

"Falta visión, falta interés, faltan varias cosas porque realmente no se está atendiendo (...) Sí se requiere apresurar se requiere mucha inversión económica. Entonces estamos perdiendo millones y millones, es como toda nuestra biodiversidad, todo nuestro capital natural, se pierde y la recuperación de esto, a escala humana es imposible".

Alertó que esto traerá como consecuencia para México, la pérdida de la seguridad y soberanía alimentaria, al no tener tierras para cultivar y tener que importar lo que se consume.

"La vulnerabilidad aumentaría muchísimo y ahora con el cambio climático, nuestros suelos ante lo que se está diciendo que cada vez van a haber lluvias intensas y más huracanes, pues la pérdida de los suelos va a ser mucho más rápida".

Avc