Xalapa, Ver.- El secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado confirmó que fue él quien dio la orden de que elementos de la fuerza pública se presentaran en la calle Enríquez y dispersaran a los jubilados y pensionados que protestaban por el incumplimiento de pago de pensiones y aguinaldo.

Sin embargo, el funcionario duartista consideró que la acción de los elementos no incurrieron en represión, ya que únicamente “replegaron” a jubilados y pensionados.

“Hubo un repliegue de los manifestantes para evitar que bloquearan la calle de Enríquez, se liberar la vialidad, y evitar que estuviera algún accidente de tránsito”.

El funcionario duartista dijo que el operativo de la fuerza pública cumplió con los protocolos que marcan este tipo de acciones.

“Estuvo presente la CEDH, el notario público, hay videos, fotografías, y que no hay de parte del gobierno de Javier Duarte de Ochoa la intención de agredir a ningún ciudadano veracruzano”.

Ríos Alvarado había reunido en su oficia a los integrantes del comité de pensionados, cuando los elementos de la fuerza pública iniciaron los empellones a los jubilados.

A decir del secretario de Gobierno el lugar envío 50 elementos, con escudos y toletes, pero no había bastones eléctricos.

“Estábamos reunidos una comisión de pensionados porque está el pendiente el retroactivo, y hubo un repliegue de los manifestantes para que permitiera la vialidad en la calle de Enríquez”.

Antes de replegarlos, dijo Flavino Rios, se les dieron 15 minutos para que se dispersaran, “y tenemos presencia de la CEDH, de notario público, para evitar que después digan que hubo agresión, o que hubo exceso del uso de la fuerza pública”.

El funcionario argumentó que en los últimos días, durante las protestas de pensionados, “muchos ciudadanos xalapeños vivieron un caos, por un reclamo que era justo, pero que no había necesidad de que se manifestara”.

Debido a que después de cuatro manifestaciones, finalmente este martes 22, el gobierno de Javier Duarte de Ochoa pagó las pensiones de noviembre y diciembre que tenía pendientes, así como el aguinaldo correspondiente, Flavino Ríos consideró que ya “no hay ningún motivo para hacer manifestaciones o alterar el orden público”.

Sin embargo, el gobierno del Estado adeuda todavía el pago de 80 millones de pesos a los pensionados, por concepto del incremento del salario, retroactivo del mes de enero a octubre de este año.