Tlalixcoyan, Ver. Entre el kilómetro 17 y 18  de la autopista La Tinaja-Cosamaloapan, un discreto camino de terracería se adentra kilómetro y medio por un pastizal hasta un lugar conocido como Mata-trapiche, parte del rancho "El Limón, donde fueron encontrados restos de dos de los cinco desaparecidos en Tierra Blanca.

En el sitio, dos patrullas de la Fuerza Civil custodian el  inmueble propiedad de Francisco Navarrete Serna, detenido por la Gendarmería Nacional,  identificado como líder del CJNG y presunto responsable de la desaparición forzada de cinco jóvenes en el municipio de Tierra Blanca.

El lugar es lúgubre. Flores marchitas en la capilla a la Virgen de Guadalupe, que se encuentra en la entrada. A un lado, un cuarto de cemento, de color gris, con el letrero “Oxo”, que pretende imitar una abarrotería, surtida como cualquier tienda de autoservicio, incluyendo cervezas y botanas.  Enseguida una construcción de lámina, y una caja seca. Todo con sellos de clausura de la Procuraduría General de la República.

Enfrente de las tres construcciones, una palapa, donde presuntamente Navarrete Serna se reunía con su gente, y es posible que tomara acuerdos.

“Esto es propiedad del señor (Navarrete Serna), era el lugar de esparcimiento, al parecer aquí venía y se reunía con su gente, como parte de las investigaciones (por el caso de Tierra Blanca) el sitio fue asegurado”, dice uno de los oficiales que resguarda el sitio.

El lugar no es precisamente un lugar paradisiaco, alrededor hay pastizales secos, cañales, media docena de casas de ejidatarios, y un canal de riego que propicia la presencia de mosquitos.

Muy cerca de este sitio, fueron localizados restos de dos de los cinco jóvenes de Tierra Blanca.

Uno de los oficiales presentes, segura, que el canal de agua que pasa frente  llega hasta el limonar del rancho.

Durante los trabajados de búsqueda de los cinco jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca, han sido cateados cuatro ranchos de la región.

El rancho el Limón apareció entre esas propiedades cateadas, poco después de la detención de Navarrete Serna.

El trabajo de expertos en materia forense y criminalística de la División Científica de la Policía Federal, desarrollaron un exhaustivo análisis con el que se corroboró que en ese sitio se desarrollaban diversas actividades ilícitas.

"Se manipulaban drogas, manejaban equipos empleados para alterar vehículos, almacenaje ilegal de hidrocarburos, así como otros ilícitos", se explicó en un comunicado.

La mañana del martes, en el Ministerio Público de Tierra Blanca, la Gendarmería Nacional hizo varias diligencias de identificación de restos con los padres de los cinco jóvenes desaparecidos. Ahí, les mostraron ropa, zapatos, pertenencias.

Bernardo Benítez Herrera, padre de uno de los jóvenes desaparecidos, dijo que en el rancho El Limón, las autoridades encontraron un hueso de tres centímetro de su hijo, en medio de rastros humanos de cientos de personas.

“Hay restos de cientos de personas ahí (en el rancho), ese era el modus operandi, los levantaban aquí  (en Tierra Blanca) y se los llevaban para allá”.

“¿Cuánto tiempo estuvieron haciendo eso en impunidad? Aquí queda al descubierto la red de corrupción tan grande que hay, no es otra cosa, no sé cuántos habrá pero póngale que hubo 40 o 50, por decir pocos, pero yo pienso que hay más, ¿Cuánto tiempo estuvieron operando en la impunidad?.  Jaime Rochi, de la Coordinación Ejecutiva de Atención a Víctimas, habló de hasta 400 personas desaparecidas”.

Entre los restos hallados en el rancho El Limón, “había muchas prendas, como de 25 personas, mucha ropa era de joven”, dijo Benítez Herrera.

En el inmueble  “Oxo” incautado a Navarrete Serna, se acabaron las fiestas, las reuniones, los momentos de “esparcimiento”. El lugar permanece bajo resguardado policiaco por el momento.