El  presidente de la Asociación de Tenis de Mesa, Juan José López Sánchez, le cerró el paso a Rogelio Castro Hernández, campeón centroamericano infantil, en su intención de representar a su estado.

Recientemente se dio a conocer que López Sánchez le negó la afiliación al jugador de 11 años, y al organismo que lo respalda, para formar parte del Club Xalapa.

Esto, a pesar de que el joven talento cuenta con el respaldo del director del Instituto Veracruzano del Deporte, Carlos Sosa Ahumada, y el titular del Comité Municipal del Deporte, Jesús Díaz Muñoz.

Pero no es el único que niega espacios a Rogelio Castro, también el Centro de Raqueta “Leyes de Reforma” en Boca del Río, a cargo de Félix Ballesteros de la Cruz, le negó un espacio para participar.

Oralia Hernández Benavides, madre de Rogelio Castro, dijo que los argumentos que les presentaron para la no afiliación son cuestionables.

“El señor (López) argumenta que no va a permitir el acceso a ningún club más en la ciudad de Xalapa si no es controlado por él y su gente, él quiere el Velódromo para él”, indicó.

La mujer explicó que hicieron este protocolo para que el jugador jugara por su ciudad, ya que él emigró por un año a Quintana Roo por asuntos personales, pero al volver quiso representar nuevamente a su estado topándose con pared.

“Mi hijo tuvo un acercamiento con el alcalde Américo Zúñiga, que lo recibió en la Sala Expresidentes, y ahí, el alcalde le da todo el apoyo, para que vaya y ponga en alto el nombre de los xalapeños, para que sea promotor y el embajador de su deporte”, añadió.

Debido a la negativa de aceptarlo en Xalapa, la familia lamentó la actitud de Juan José López, por no querer el crecimiento del tenis de mesa en el estado. Y anunció que interpondrá denuncias legales en su contra.

“Como presidente tiene la encomienda de fomentar y apoyar al deporte y a todas las personas que queramos sumar, practicarlo o promoverlo. Sin embargo, él está truncando, lo que está haciendo es coartando el derecho de los xalapeños y a más de un niño, por un egoísmo, abuso de autoridad, por no querer que más personas se involucren”.

Los padres de Rogelio irán ante la Comisión de Derechos Humanos y ante la Comisión de Apelación y Arbitraje Deportivo (CAAD) para resolver esta situación.