En América Latina la educación pública ha estado y estará bajo los riesgos de la privatización, ya que entre 70 y 80 por ciento de la población menor a 15 años asiste a escuelas públicas en la región, lo que la convierte en un espacio donde el sector privado intenta de alguna manera avanzar, porque es un mercado.

Cuando la educación se transforma en lucro es el lugar a donde ir a buscar posibles clientes, afirmó Fernando Rodal Mac Lean, presidente de la Confederación de Educadores Americanos (CEA), tras participar en la inauguración del Foro Internacional de Formación y Profesionalización Docente en América Latina, convocado por el organismo internacional y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

En el acto, el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, resaltó que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto no tiene dudas y no se confunde, está del lado de la educación pública del país, y la reforma educativa es centralmente para fortalecerla.

Ante representantes de sindicatos y especialistas de Centro y Sudamérica, el funcionario aseguró que el artículo tercero constitucional hace de la educación un derecho, no un privilegio.

Agregó que en México la formación debe ser pública, laica, gratuita y como resultado de las modificaciones al marco constitucional, también de calidad. Ese derecho lo tiene que dar el Estado. La educación pública es el sustento y el alma del país.

En tanto, Rodal Mac Lean agregó que en toda la región se han aplicado reformas educativas, pero que será interesante ver qué es lo que la vida dirá, porque los cambios son un tema de larga duración, al menos llevo 20 años escuchando ese debate, pero veremos quién tiene finalmente la razón, porque si bien es importante este ánimo de transformación y valoración, es evidente que no sólo se debe evaluar a los docentes, sino a todo el sistema educativo.

Consideró que se deben tomar en cuenta factores como la distribución del presupuesto educativo, los contextos sociales que se enfrentan en las escuelas y reconocer que sí es necesaria la calidad en la educación, pero también debemos ponernos de acuerdo qué se entiende por ello. En la CEA lo tenemos muy claro, debe ser con compromiso social, y esto implica que la calidad debe estar al servicio de las grandes mayorías populares, porque el mercado actúa, lo quiere privatizar, y cuando no lo logra, trata de intervenir en la educación pública. Y debemos reconocer que la educación pública siempre está en peligro, amenazada, por eso hay que estar alertas y atentos.

Reunidos en el Centro Cultural del México Contemporáneo, Juan Díaz de la Torre, presidente del sindicato magisterial, insistió que en la búsqueda de la calidad educativa lamentablemente hay actores que no están interesados en ella, que buscan posicionar sus agendas privadas y específicas.

Reconoció que la implementación de la reforma educativa trae problemas e implicaciones de orden laboral. Sin embargo, subrayó que los maestros del SNTE la exigimos, porque queda en el Estado ofrecer servicios de calidad, pero también dar las condiciones de infraestructura, equipamiento, materiales, conectividad y, por supuesto, en una de las dos vertientes desde las cuales buscan atacarnos nuestros adversarios, la profesionalización de los maestros con recursos y programas pertinentes.

http://www.jornada.unam.mx/2016/03/18/politica/014n1pol