Veracruz, Ver. El propietario del Club Tiburones Rojos de Veracruz, Fidel Kuri Grajales, reculó y dijo que dejará al equipo en su actual plaza: el estadio Luis Pirata de la Fuente.

La semana pasada, antes de las elecciones del domingo, el también diputado federal del PRI, aseguró que la alianza PAN-PRD ganaba los comicios, él se llevaría sus inversiones de la entidad.

Y es que el empresario asegura que el candidato, y virtual gobernador electo, Miguel Ángel Yunes Linares, era una persona que llegaba a arrasar con todo lo que oliera a PRI y no quería poner en riesgo su inversión.

Sin embargo, una vez que se dieron a conocer los resultados preliminares de la elección del domingo, que no favorecen al tricolor, el orizabeño reculó.

“Las condiciones, ahorita, para que el equipo juegue son buenas, sigue el apoyo del Gobierno actual y esperaremos que el Gobierno que tome las riendas recapacite y le dé el apoyo a los equipos profesionales”, dijo.

El directivo señaló que cuando Miguel Ángel Yunes tome posesión en la gubernatura de Veracruz volverá a evaluar la continuidad de su equipo en la ciudad, pues no va a arriesgar su patrimonio.

“En un año digamos, en este momento las condiciones sí son las adecuadas. Yo no voy a exponer mi patrimonio y lo voy a sostener”.