En las elecciones pasadas, el magisterio veracruzano votó por terminar con años de corrupción en la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) y lo logró.

Esta corrupción era representada por el amasiato entre el PRI y el Equipo político de Juan Nicolás Callejas, que se tradujo en la ocupación de todos los puestos de toma de decisión de la SEV, los cuales usaron para beneficiarse y aumentar su poder. A cambio de los puestos en la SEV, Callejas y su Equipo prometían gobernabilidad del sistema educativo y control electoral del magisterio para garantizar el triunfo del PRI.

Desde el 2013 ese poder se ha fracturado, la disidencia magisterial ha crecido y se ha logrado romper los controles regionales que Callejas y su Equipo tenían. 

En la elección pasada, Callejas y su Equipo le hicieron las mismas promesas al PRI y a cambio les dieron una Diputación plurinominal para su hijo y otras candidaturas en sus partidos aliados. 

Los resultados electorales demuestran que Callejas y su Equipo político ya no representan ninguna estructura con poder para controlar el magisterio o para traducir ese control en votos. Ellos podrán prometer o incluso amenazar, pero los resultados electorales son claros y contundentes, ellos fueron derrotados, ellos ya no controlan al magisterio.

Ante este escenario inédito para Veracruz, expresamos:

  • El magisterio veracruzano ya dijo NO de manera contundente a que Callejas y su Equipo u otras siglas sindicales, sigan ocupando los puestos de toma de decisión en la Secretaría de Educación.
  • El amasiato entre la SEV y Callejas, ya demostró que los únicos resultados que pueden dar es la baja calidad de la educación en todos sus indicadores.
  • La corrupción sustituyó una gestión eficiente a favor de la niñez veracruzana.

Como Colectivo magisterial le pedimos que en su Gestión como gobernador:

  • El próximo Secretario de Educación sea seleccionado por su experiencia y preparación académica y no sea nombrado en la lógica de cuotas a los grupos que lo apoyaron en su campaña.
  • Los puestos técnicos, académicos, administrativos, financieros y toda la estructura de la SEV sean ocupados por profesionales tanto en lo curricular como a nivel de experiencia en el servicio educativo.
  • Ningún funcionario de la actual gestión en la SEV, sea ratificado en su puesto, ya que representan la época más oscura de la historia educativa de nuestra entidad.
  • Se limpie de aviadores a la Secretaría de Educación y se presenten las denuncias correspondientes, contra todos aquellos que hicieron mal uso de los recursos públicos en la SEV.
  • Se convoque a la sociedad veracruzana a un gran encuentro estatal por la educación, en donde se recoja fundamentalmente la opinión, experiencia, sugerencias y recomendaciones del magisterio veracruzano, y que en ejercicio de la soberanía estatal y como máxima autoridad en materia educativa se acate y turne a la Legislatura local, en forma de adecuación a la Ley Estatal de Educación.

La decisión que usted tome en la SEV habrá de perfilar el alcance de su gestión como gobernador de la alternancia. Finalmente afirmamos, que solo en el respeto a la libre expresión y a la manifestación pública de los desacuerdos, nuestro estado podrá transitar a una etapa de resolución de los conflictos por la vía pacífica, alejada de la violencia y la represión, las cuales fueron el sello del gobierno que fue expulsado del poder público por el voto de los veracruzanos.