Xalapa, Ver.- Es una estupidez pensar que entre más amenazados estén los maestros, más subirá la calidad de la educación, sentenció el profesor del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México (Colmex), Manuel Gil Antón, al señalar que el Gobierno federal menospreció al magisterio.

En conferencia de prensa durante el Congreso nacional "Escuelas Normales: Una mirada hacia el futuro de la Educación Superior", reprochó que el secretario de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer, use como verbo principal "someter" al referirse a los maestros.

Dijo que el secretario de la SEP exige a los docentes el sometimiento a las evaluaciones punitivas so pena de ser despedidos, por lo cual advirtió actitudes en el funcionario que deben obligarlo a renunciar por el bien de los mexicanos.

"En la actitud del secretario Nuño hay algo que debe ser modificado, para el bienestar de México tiene una actitud que debería llevarlo a retirarse".

Aseguró que el Gobierno federal se equivoca al pensar que porque los docentes se evalúan significa que aceptan la reforma, y que por tanto no es sujeta de discusión porque es legal, ya que es confundir legalidad con legitimidad y confundir a la ley con mandato divino e inmutable.

"La reforma es discutible, es posible cambiarla y va a depender de la organización y capacidad de argumentación. La victoria no es argumento cuando la evaluación fue hecha bajo amenaza. Cuando una evaluación requiere usar el verbo someter, en vez de ser una reforma educativa es evaluación punitiva en busca de control".

Gil Antón opinó que la reforma educativa ha menospreciado y ofendido al magisterio porque arrancó con una afrenta que fue culpar al magisterio de todos los males y responsabilizarlo de todas las soluciones.

Por ello, llamó a hacer una modificación de fondo de las leyes secundarias y dar pie a una reforma de la reforma. 

Avc