Emociones al rojo vivo se vivieron en la función “Chairos Vs Xalapa” en la Arena Xalapa.

Los Hermanos Trauma y los Hermanos Tótem hicieron una revolución en el coso. En la boca de los aficionados se hablaba de la última lucha de la función.

Llaveo y contrallaveo. Así fue la tónica de prácticamente todo el encuentro, de principio a fin los gladiadores ejecutaron las enseñanzas de sus mentores, al grado que el combate fue premiado con dinero.

La lucha nunca desentonó. El estilo clásico se hizo presente. El Tótem Primero enfrentaba al mayor de los Navarro. Sin desentonar y ambos con efectivas bases luchísticas presentaron lo mejor de su repertorio. Al final, la cuenta de tres fue para los visitantes.

Por su parte, Black Terry y Cosmos también hicieron un buen trabajo en su inédito mano a mano. Mostraron sus mejores ejecuciones en el arte del llaveo. Sin dejar atrás el estilo recio. Sin embargo, el maestro de la arena Naucalpan se alzó con la victoria.

También, en lucha uno contra uno, los exóticos Máximo y Demasiado continuaron con su rivalidad, misma que en futuras presentaciones daría un encuentro por las cabelleras. Al final, el oriundo de Xico ganó por un descuido del representante de la dinastía Alvarado Nieves.

Por otro lado, las integrantes del Consejo Mundial de Lucha Libre, mostraron su elevada capacidad luchística. Vuelos, castigos y llaves fue lo que el público apreció. Pero Marcela, fue quien se llevó la cuenta de tres.

Además, en Match Relámpago pactada a 10 minutos, Zafiro y Maldad midieron fuerzas realizando grandes castigos efectivos. Sobre el final del encuentro, ambos luchadores quedaron tendidos sobre la lona. El referee contó hasta tres y el empate fue inminente.

De igual modo, los Júniors Xalapeños, Diamante Rojo, Silencio y Ojo de Halcón sacaron la casta por la capital venciendo al trío procedente de la Ciudad de México, compuesto por Alas de Acero, Aramis y Iron Kid.

Ya en el Torneo “Nuevos Valores en Guerra”, Kid Lobo sufrió y batalló, pero al final obtuvo el trofeo al derrotar a un rudo que crece como la espuma, el Déspota.