El periodista Pedro Tamayo Rosas fue asesinado a balazos esta noche en su casa, en el municipio de Tierra Blanca, tan sólo un par de horas después de que Roberto Campa Cifrián, subsecretario de Derechos Humanos estuviera en Veracruz para dar seguimiento a la Alerta del Mecanismo de Protección a Periodistas.

Según los primeros informes, dos personas armadas llegaron hasta su domicilio y abrieron fuego contra el reportero, quien recibió al menos 11 impactos de bala.

Pedro Tamayo había presuntamente desaparecido en el pasado mes de enero, y la Fiscalía General del Estado lo localizó en Acatlán, Oaxaca, lugar al que se había ido a refugiar, luego de la detención de un presunto jefe de la delincuencia organizada en Tierra Blanca, tras la desaparición de los cinco jóvenes entregados al crimen.

En aquella ocasión, el propio fiscal general Luis Ángel Bravo Contreras señaló que el periodista tenía miedo que alguien pudiera atentar contra su vida.

En declaraciones hechas a los medios de comunicación en esta capital, el servidor público aseguró que se le daría protección al comunicador.

Tamayo Rosas estuvo resguardado alrededor de un mes en esta capital y posteriormente regresó a la cuenca.

La protección que le asignó la FGE consistía solamente en rondines que hacía la Policía Estatal en su domicilio una o dos veces por semana.

El reportero, que trabajó en medios como El Piñero de la Cuenca y Al Calor Político, murió a bordo de la ambulancia de la Cruz Roja que llegó en su auxilio.