Víctor Ballinas y Andrea Becerril

El comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Ardelio Vargas, destacó en el Senado que se ha recrudecido el flujo migratorio de centroamericanos a México y tan sólo en dos años, de 2013 a 2015, se incrementó en más de 150 por ciento, debido a las condiciones de violencia, pobreza, “guerra” y sequía en la región.

Se trata, explicó, de una “tragedia humanitaria” que hizo que el número de hondureños, salvadoreños y guatemaltecos, que cruzan territorio mexicano para llegar a Estados Unidos, pasara de 86 mil en 2013 a 202 mil el año pasado.

Como resultado de esa tragedia “calculamos que se mueven entre 400 y 450 mil migrantes de manera irregular a través de país”.

Aunado a ello, abundó, durante una reunión de trabajo con la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, que cada vez llegan más africanos –expulsados de su país por motivos de violencia y guerras internas–, haitianos, asiáticos y cubanos a México, todos con destino al vecino país del norte.

El titular del INM rechazó que México contenga la migración hacia Estados Unidos, como se lo señaló la perredista Luz María Beristáin, quien le señaló: “Vi en un diario una foto, con una nota que dice: (el presidente) Obama Felicita a Peña Nieto, le dice: han hecho su trabajo. La parte que les encargamos lo han hecho muy bien, ustedes han logrado que nosotros no tengamos que ser los que contengamos, los que frenemos u obstaculicemos el flujo de migrantes”.

Vargas respondió al Partido de la Revolución Democrática (PRD): “no le hacemos la chamba a EU”.

Sin embargo, reconoció que en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto México “ha repatriado” a cerca de 500 mil migrantes centroamericanos; 300 mil de ellos han pasado por la estación migratoria de Tapachula. Aseguró que no “se trata de que se haya incrementado la actividad de contención, sino que se han incrementado sensiblemente los factores de flujo migratorio”.

Detalló: “han ubicado el corredor seco en Centroamérica, que tiene 10 años prolongándose con el fenómeno de El Niño y pegándole a la agricultura; la Organización de las Naciones Unidas (ONU) habla de 3.5 millones de personas en riesgo de hambruna en ese corredor, que abarca Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, hasta Costa Rica”.

Independientemente de ello, dijo, “los factores de violencia se están agudizando” en la región de Centroamérica: Honduras, Guatemala y El Salvador, principalmente, y esos flujos irregulares representan más de 90 por ciento de migrantes que transitan por el país.

Precisó que en el caso de los grupos de cubanos que llegan al país, “notamos el año pasado” un incremento después del anuncio del reinicio de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba. Fue un detonante que generó que grupos masivos salieran de manera legal de la isla y llegaran al continente a través de Ecuador.

Y desde ahí, señaló el funcionario, caminan a través de Colombia, posteriormente Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Guatemala, y llegan a Chiapas para continuar su viaje hacia la frontera norte.

Refirió: en 2013 pasaban mil 800 cubanos; en 2014 llegaron a 2 mil, pero el año pasado sumaron 14 mil, un incremento de más de mil 300 por ciento.

El comisionado del INM resaltó que en 2013 “recibimos 327 mil mexicanos deportados de Estados Unidos, en 2014 fueron 242 mil, y el año pasado fueron 205 mil; va hacia abajo la cifra”, y “hay una cantidad similar de mexicanos que retornan voluntariamente”.

Vargas expuso a los legisladores que en materia de asilo se ha avanzado en el país: “en 2013 recibimos mil 996 solicitudes; en 2014, 2 mil 137; para 2015 llegaron a 3 mil 423, y calculamos que este año vamos a llegar a 8 mil, ya que a la mitad del año llevamos casi 4 mil solicitudes”.

Con información de La Jornada http://www.jornada.unam.mx/2016/08/04/politica/009n1pol