Para 26 de cada cien mexicanos la amenaza de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) de no permitir el regreso a clases si no se deroga la Reforma Educativa es un peligro real, pero asegura 62.4% de los mexicanos: es propaganda y no se impedirá.

Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) realizó una encuesta nacional, con 600 entrevistas, y descubrió que 26.3% de la sociedad teme que los maestros disidentes impidan la reanudación de clases. Mientras que 6.6% no sabe qué va a suceder en los colegios y 4.7% no contestó.

Para 58.5% de los ciudadanos consultados por todo México los profesores radicalizados, con la amenaza de impedir el regreso a clases en escuelas públicas y otras movilizaciones, sólo defienden sus intereses.

Pero todavía hay 22.6% de la gente que piensa que los maestros realmente luchan para mejorar la educación y 10.7% que procuran sus intereses y mejorar la enseñanza. En los estados donde más fuerza tiene la CNTE el nivel académico es más bajo.

La educación en México, calificada por la sociedad, pasa de “panzazo” con 6.7, ya que 74.1% de los mexicanos dice que es buena, pero 23.5% la reprueba, de acuerdo con lo dicho por ciudadanos a encuestadores de Gabinete.

La sociedad se divide sobre lo que debe hacer el gobierno para cancelar el peligro de que los estudiantes no puedan regresar a clases.

Atender las demandas del magisterio disidente es el camino, según 18.9% de los mexicanos encuestados por Gabinete (www.gabinete.mx) y 9.6% piensa que se debe modificar la reforma para mantener en paz a la CNTE.

Son más los ciudadanos que piensan que la reforma debe seguir adelante, ya que 11.3% dice que el gobierno debe aplicar la ley a los profesores de la coordinadora, 10.3% quiere que los profesores que la rechazan sean despedidos y 6.9% asegura que se deben tomar medidas como tomar clases alternas en casa, vía internet o televisión.

18.3% indica que se debe dialogar, pero no decanta su posición a favor o en contra de la Reforma y 1.2% habla simplemente de dar una solución; 1.3% de la sociedad quiere “otra salida”, 6.4% respondió “no sé” y el resto no contestó.

Asimismo, GCE mencionó a los entrevistados telefónicamente que la Secretaría de Educación Pública modificó el artículo tercero constitucional para “flexibilizar” el calendario escolar.

Con esto, las autoridades escolares locales pueden elegir entre dos calendarios escolares: uno de 185 días y otro de 200 días laborables, según las necesidades de cada escuela. ¿Qué tan de acuerdo está?:

La mayoría de la gente rechaza la medida, 38.4% de la sociedad dijo que no está nada de acuerdo con esta acción y 15.6% la acepta poco.

Sólo 2 de cada 10 mexicanos están de acuerdo en que cada escuela decida sus ciclos de asistencia y 23 de cada cien están algo de acuerdo con la medida.