Xalapa, Ver.- La inexistencia de registros en fosas comunes y la venta de éstos sitios a particulares, ocurre actualmente en todo el estado y no sólo en Xalapa, reconoció el presidente municipal Américo Zúñiga Martínez.

Después de lo revelado por la búsqueda de los restos de una joven en el panteón de Palo Verde, y cuyos restos no han podido ser localizados, el munícipe reconoció la venta irregular de terrenos que anteriormente fueron ocupados como fosa común en la capital del estado.

“Entiendo que es un tema no de Xalapa, ha sucedido en muchos lados. Sin embargo en todos y cada uno de los camposantos, necesita existir un orden a efecto de que los registros puedan ser evidentemente aclarados con lo que la sociedad espera que tengamos”.

Al terminar la presentación del “Mapatón 2016”, el alcalde de Xalapa expresó que la irregularidad de registros en fosas comunes data desde el 2002 y no en el presente trienio que encabeza.

Zúñiga Martínez enfatizó que desde tiempo atrás, se detectó un problema en la operatividad del área conocida como fosa común. Donde se encontraron cuerpos distintos a los que estaban registrados.

“Es un problema que data de muchas administraciones atrás, hubo una venta irregular de los espacios de fosa común que se estuvieron privatizando. Al mover cuerpos que estaban destinados a fosa común, se movieron a otros espacios precisamente para que este espacio fuera considerado comercial”.

Sin explicar por qué no se notificó de ello al ser detecto, el alcalde de Xalapa reiteró que la situación ocurre en otros cementerios de la entidad veracruzana.

Además, comentó que siguen las labores en el Panteón Palo Verde, donde el fin de semana, se descubrió una fosa común con 192 cuerpos no registrados, violando los protocolos de inhumación e identificación establecidos en la ley.

Dicha situación salió a la luz cuando familiares de Gemma Mávil Hernández, mujer desaparecida desde 2011, buscan sus restos y la Fiscalía General del Estado (FGE), que encabeza Luis Ángel Bravo Contreras, informó a la familia que los restos de la joven de 29 años estaban en la fosa común de Palo Verde.

A pesar de que familiares de desaparecidos comentaron urgente el cierre del panteón para hacer un inventario de los cuerpos, Zúñiga Martínez opinó lo contrario y presumió que las labores siguen con las puertas abiertas.

“Me parece delicado dar detalles del acompañamiento, para no entorpecer la investigación pero va a haber reuniones. Hay un compromiso muy claro de mi administración para con ellos, para dar las facilidades y el orden que se está llevando”.