El director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Enrique Cabrero Mendoza, informó que el paquete presupuestal enviado por el Ejecutivo federal a la Cámara de Diputados contempla una disminución importante para el sector.

En entrevista, el funcionario señaló que el recorte para el Conacyt sería de más de 4 mil millones de pesos, poco más de 10 por ciento menos (sin contar la inflación) de lo que se está ejerciendo en 2016 (31 mil millones de pesos).

El proyecto del Ejecutivo, que tiene que ser analizado por los diputados, asigna al Conacyt para el siguiente año un presupuesto de casi 27 mil millones de pesos.

Para el ejercicio de este año los diputados aprobaron un presupuesto de 34 mil 415 millones de pesos para el consejo, el cual se redujo a 31 mil 715 millones tras los dos ajustes que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público hizo al gasto federal en su conjunto en el primer semestre.

Cabrero Mendoza consideró que el próximo año será complejo para el sector, pero aseveró que existe el compromiso de no perjudicar los programas fundamentales de formación de capital humano: el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), las becas de posgrado y las cátedras para jóvenes investigadores.

“Preferiríamos que no hubiera recortes presupuestales y que no se diera esta discusión, pero entendemos que es una obligación de todas las dependencias de la administración pública de ajustarse en 2017.

Hemos hecho nuestras previsiones de cómo funcionar en esas condiciones y la gran ventaja que tiene este sector, lo que no se nos debe olvidar es el enorme crecimiento que tuvimos en los primeros años de este gobierno. Esa inversión inédita en el sector nos permitió abatir muchos de los rezagos, ampliar el número de oportunidades para jóvenes investigadores, crear consorcios, nuevas sedes y laboratorios, así como inyectar muchos recursos a las empresas con un espíritu innovador.

“Protegeremos aquellos programas de los que depende la formación de capital humano: el SNI y las becas. En los tres primeros años (de gobierno) logramos un crecimiento importante, al pasar de poco más de 40 mil estudiantes beneficiados en 2012, a 62 mil actualmente”.

Si bien para 2017 no se podrá sostener el ritmo de crecimiento en estos programas, Cabrero Mendoza se comprometió a mantenerlos pese al recorte presupuestal. Seguirán también las convocatorias tradicionales y las nuevas para ciencia básica y otros programas, aunque con menos recursos.

Las cátedras para jóvenes investigadores continuarán y se crearán entre 250 y 300 nuevas plazas que se sumarían a las casi mil 100 que se instauraron en la primera mitad del sexenio, detalló.

Lo que se verá afectado es la creación de nuevos centros de investigación. Los dejaremos para más adelante. Pero con todo y eso hemos impulsado consorcios de los propios centros Conacyt y ampliado el programa de los laboratorios nacionales. Este es el año del ajuste, del sacrificio, y si bien dependemos de muchas variables internacionales, esperamos que 2018 sea nuevamente un año donde podamos lograr llevar a cabo algunos proyectos que por el momento tendremos que suspender, concluyó.

Con información de La Jornada http://www.jornada.unam.mx/2016/09/12/politica/005n2pol