Amatlán de los Reyes, Ver.- “Las Patronas” atraviesan por momentos difíciles de escasez de víveres, calzado, ropa y pomadas curativas para las llagas de los pies de los migrantes. Lo peor, hay personas que piden a su nombre, recolectan, y no les entregan nada.

Norma Romero Vázquez, coordinadora del grupo de mujeres conocidas como Las Patronas en la comunidad de Guadalupe, explicó que en las últimas semanas ha recibido a muchos migrantes que llegan caminando desde Tierra Blanca, con los pies muy lastimados, con hambre y mucho cansancio que les obliga a quedarse por varios días para reponer fuerza y salud.

Eso implica mayores atenciones y necesidades, que han llevado a la escasez, por lo que lanzó un llamado a la población para que “se tienten el corazón y nos hagan llegar calzado, calcetines, suéteres, playeras y pantalones para varón; también se nos ha escaseado el frijol y aceite. Las pomadas de Miconazol y vendas”.

Además dio a conocer que la semana pasada se enteraron de una actividad en Orizaba, “un Fandango, nos hicieron llegar la invitación que hasta dice que habría colecta para Las Patonas, fue mi mamá y mi hermana, pero ni siquiera las tomaron en cuenta. Y luego escuchamos en la radio que dijeron ya nos habían entregado colecta, y no fue así, no nos hicieron llegar nada. Es mentira. Pero la gente se queda con la idea que ya ayudaron”. 

Avc