Coatzacoalcos, Ver.- La tristeza que parte de la población siente durante el invierno forma parte de la sintomatología del trastorno afectivo estacional, que se origina por la lejanía del sol con respecto a la tierra, y que si se junta con otros factores -como la crisis económica, problemas familiares o sentimentales- puede llevar a un intento de suicidio o bien a la consumación del mismo, afirmó la psiquiatra del Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS), María Isabel González Jiménez.

 

Dijo que es importante que la familia sepa identificar las señales que el paciente da ante un intento de suicidio, para que así lo acompañe y sobre todo busquen apoyo profesional.

 

La especialista explicó que el trastorno depresivo estacional generalmente inicia en otoño, acentuándose en invierno, debido a que hay menos luz solar, es cuando al paciente incrementa su necesidad de dormir y comer (por lo tanto suben de peso), a lo que se le agrega la desesperanza, disminución de la lívido, menos energía y capacidad de concentración, aislamiento social, tristeza e irritabilidad, así como las ideas suicidas.

 

Durante el invierno hay una disminución de producción de melatonina, que es la sustancia que produce el cerebro; se trata de una hormona que sirve para regular los ritmos circadianos, éstos son los responsables de regular la actividad corporal y cerebral del organismo.

 

“Equivocadamente se cree que la cercanía de la navidad es la que ocasiona depresión en algunas personas, pero en realidad es la estación del año (invierno) la causante, este padecimiento es más común en los lugares más alejados de Ecuador, donde los días son más cortos. Si a este padecimiento se le agregan otras situaciones como el desempleo, violencia intrafamiliar y problemas en general, puede convertirse en un peligro, al orillar a quien lo sufre a tener ideas suicidas”, explicó.

 

La médica psiquiatra pidió a la población que en caso de identificar la sintomatología del trastorno afectivo estacional en alguna persona cercana, acompañarlo, no dejarlo solo, y acudir a los servicios IMSS a solicitar atención médica, y con ello recibir tratamiento y orientación para superar el padecimiento.

 

Cuando la enfermedad se esté complicando, por otros factores, es probable que empiece a dar señales de ideas suicidas, ya sea manifestándolo de manera verbal o bien a través de las redes sociales, no deben minimizarse y darle la importancia necesaria.

“Cuando vemos que cambios radicales de conducta, acompañada de aislamiento, depresión, tristeza, significa que algo no está bien con esa persona, nos debemos acercar a ellas y manifestarle lo importante que es, y que cualquier problema que tenga tiene solución; hacerlo sentir querido y protegido, ahí es cuando se debe solicitar la atención médica”, finalizó. 

 

Avc