Veracruz, Ver.- Los siete pisos de la Torre Pediátrica de Veracruz lucen las consecuencias del abandono.

Desde el 2013 la empresa Gran Marca Proyectos, dejó de realizar obras en el inmueble que comenzó a ser construido en el 2010 durante el mandato de Fidel Herrera Beltrán.

El gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares realizó un recorrido en el inmueble e indicó que se invertirán 500 millones de pesos para culminar la obra - en 18 meses - además de rehabilitar el Hospital General de Veracruz que se ubica junto a la misma-.

Durante esta visita, el Secretario de Salud de la entidad veracruzana, Arturo Irán Suárez Villa, indicó que sólo el 30 por ciento del equipamiento que se documentó en las compras se encuentra dentro de la Torre.

“El 70 por ciento debería estar en la bodega del proveedor, pero no existe, está en una  dirección de la Ciudad Industrial Bruno Pagliai  y lo que ahí hay es una  bodega de cemento; y los teléfonos a los que estamos haciendo contacto, con la empresa URIS que suministró el mobiliario no contestan”, explicó el funcionario estatal.

Además, se detectó la pérdida de 140 millones de pesos en equipo médico que está documentado como adquirido, pero no aparece.

El Secretario de Salud señaló que se justificaron 206 millones de pesos por este concepto con 403 bienes, sin embargo sólo hay 96 embodegados en la Secretaría de Salud, que equivalen a sólo 84 millones de pesos.

La Torre Pediátrica lleva hasta el momento 340 millones de pesos de inversión; su construcción está al 60 por ciento, por lo que para cuando sea culminada, se habrían invertido 700 millones de pesos.

Suárez Villa explicó que este precio implica al menos 200 millones de pesos más que lo que se requiere invertir para un Hospital de Alta Especialidad con 4 mil metros cuadrados más que los que tiene la Torre Pediátrica.

[relativa1]

CONSTRUCTOR

En el 2010 la empresa Gran Marca Proyectos, propiedad de César Augusto Morando Turrent, inició los trabajos de construcción del que sería el único hospital infantil del estado.

La obra estaba programada para ser realizada en dos años; pero han pasado prácticamente siete sin que se concluya; Augusto Morando reconoció que falta un 45 por ciento para terminarla, debido a los constantes adeudos en los que incurrió la administración de Javier Duarte de Ochoa, hoy prófugo de la justicia.

El constructor indicó que ganó la obra a través de una licitación pública nacional, para la que se entregaron recursos federales.

“La licitación original fue por 240 millones de pesos, el primer contrato que fueron recursos federales todos se aplicaron y posteriormente me dieron otro contrato por aplicación directa ya que yo era el enterado del proceso de la obra”, dijo.

El segundo contrato fue por 186 millones de pesos de los cuáles solo se aplicaron 130 millones.

El propietario de Gran Marca Proyectos indicó que estará a la espera de que concluyan las auditorías que se están realizando a la obra, para que puedan pagarle el adeudo.

Aseguró que no existe un sobreprecio como acusó el gobernador del estado, ya que los costos se basaron desde el 2010.

[relativa2]

[relativa3]