Coatzacoalcos, Ver.- Activistas y madres de familia de niños que fallecieron por cáncer infantil en la zona sur de Veracruz pidieron justicia luego de que se diera a conocer que en las quimioterapias de la infantes les suministraron agua destilada.

La presidenta de Casa de Amor para niños con cáncer, Sara Márquez Romero, recordó que en los últimos cinco años perdieron la vida por lo menos 30 menores y no descartó que tal situación esté relacionada con los señalamientos en contra de la administración de del ex – gobernador Javier Duarte de Ochoa, pues muchos tenían alta probabilidad de salir adelante.

En rueda de prensa, la activista expresó su repudio a la situación que fue revelada por el Gobierno de Veracruz respecto al uso de agua destilada en las quimioterapias de los niños con cáncer.

"Aseveramos el repudio total y absoluto de los mismos hechos que hemos calificado como un atentado a la vida de todos aquellos que desafortunadamente padecen esta enfermedad", expresó.

Márquez Romero dijo que si bien el daño a las familias no puede ser reparado todos los funcionarios y médicos deben rendir cuentas.

Por su parte, la señora Isabel López calificó como un acto criminal el uso de agua destilada para el tratamiento de los niños con cáncer.

Comentó que su hija Citlali Abigail Salas López falleció hace cuatro meses pese a que tenía todas las ganas de vivir.

"No se vale jugar con la vida de los propios, para mí es un acto criminal porque cuando a un hijo se le detecta esta enfermedad es una situación tan difícil que se vive como para el niño como para la madre o padre que la acompaña”, manifestó.

La madre de familia pidió un castigo para los responsables y, al mismo tiempo, hizo un llamado a los padres para unirse por la causa, aunque dejó en claro que Dios hará que los involucrados rindan cuentas por sus actos.

Avc

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]