Veracruz, Ver.- La Secretaría de Salud nunca informó qué pasó con las 70 mil pruebas rápidas de VIH que daban falsos negativos detectadas hace dos años indicó Patricia Ponce, miembro del grupo Multisectorial VIH sida en Veracruz.

Explicó que las pruebas se hallaban en manos del programa de salud reproductiva y fueron enviadas al Laboratorio Estatal dirigido por Aurora Parissi, que sigue en el cargo y las avaló, sin embargo, se logró comprobar después que no servían y fueron embodegadas.

“Qué sucedió con esas pruebas, porque la duda campea en que si fueron aplicadas o no; si las pruebas fueron aplicadas, cosa que no nos consta, es criminal”, expresó.

Estas pruebas iban a ser aplicadas a mujeres embarazadas por lo que la afectación sería doble.

El grupo multisectorial detectó la falla al testar las pruebas, porque su empaque no era el tradicional, y dieron negativas en pacientes que llevan 15 a 20 años luchando contra el virus de inmunodeficiencia adquirida.

“Entonces las llevamos con el secretario, las paramos y le dijimos que no se podía usar porque eran 70 mil pruebas para mujeres embarazadas”, comentó.

Además, el año pasado dentro del Capacit del municipio de Veracruz fueron robados 150 frascos de antirretrovirales con valor de casi 150 mil pesos.

Las denuncias fueron interpuestas el 10 de noviembre contra quien resulte responsable.

Ponce indicó que aún existe desabasto de medicamentos para enfermedades oportunistas como la hepatitis y citomegalovirus, lo que pone en riesgo la vida de personas con VIH que no pueden acceder al tratamiento si presentan alguna de estas enfermedades.

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]