Colectivo en Defensa de la Universidad Veracruzana

 

Con relación a la votación de la LXIV Legislatura del Congreso del Estado del día

31 de enero de 2017, el Colectivo en Defensa de la UV hace el siguiente

PRONUNCIAMIENTO

  1. La autonomía financiera de la UV es una condición básica para garantizar el funcionamiento óptimo de la Institución; en este sentido concebimos que la autonomía financiera no es una concesión, sino un derecho de los universitarios. 
  2. La votación del día 31 de enero modifica la iniciativa de decreto del 23 de junio de 2016 en la que se establecía que el presupuesto universitarios “podrá ser mayor pero no menor al cuatro por ciento del total del presupuesto general del estado, previsto para el ejercicio anual respectivo y en ningún caso menor al del ejercicio inmediato anterior”. Esa iniciativa necesitaba ser ratificada por la actual legislatura, sin embargo no fue avalada.
  3. El martes 31 de enero se aprobó que el presupuesto universitario para el año 2017 sea de 2.58%. Esto, en los hechos, representa un incremento presupuestal de apenas .2%, insuficiente para cubrir las necesidades de la Institución, más aún si tomamos en cuenta que el enorme adeudo que dejó el delincuente Javier Duarte sigue sin pagarse y se acerca ya a los 3000 mdp. El crecimiento de la deuda es responsabilidad tanto del prófugo Javier Duarte como de la Rectora Sara Ladrón de Guevara. El acuerdo de los diputados y diputadas establece que en el año 2018 el presupuesto universitario será del 3% del presupuesto del estado, posteriormente habrá incrementos anuales de .33% hasta alcanzar el 4% en el año 2023. La iniciativa deberá ser ratificada en el siguiente periodo de sesiones. En otras palabras, el 4% aprobado en la anterior legislatura se alcanzará en “paguitos” diferidos durante los próximos 6 años.
  4. El argumento para no aprobar –o postergar- el 4% de autonomía financiera de la UV es la crisis en las finanzas públicas de Veracruz. Pero ni los universitarios ni la sociedad veracruzana tenemos absolutamente ninguna responsabilidad con esa crisis, sin embargo, nos obligan a mayores sacrificios, a “dar más” (con menos), a exprimirnos, a postergar proyectos, a rezagarnos en la investigación científica, a limitar las enormes posibilidades de los jóvenes veracruzanos. ¿Por qué las y los universitarios y la sociedad veracruzana tenemos que pagar los robos, desvíos y despilfarros de la clase política? 
  5. La UV fue la institución responsable de elaborar el Plan Veracruzano de Desarrollo, sin embargo en los argumentos para rechazar –o posponer- la autonomía financiera del 4% no se mencionan las prioridades, jerarquías o criterios derivados de este documento. Esto es, el rechazo a la iniciativa de decreto de autonomía financiera del 4% no se sustenta en el Plan Veracruzano de Desarrollo, o al menos los argumentos no han sido establecidos con claridad, pertinencia y perspectiva a largo plazo. 
  6. Por otra parte, nos sorprende la forma en que se dio el debate en el Congreso local: cuando parecía que la iniciativa ni siquiera se iba a incluir en el orden del día, súbitamente y en menos de tres horas fue votada. Imposible no sospechar que la decisión de al menos una parte de los diputados estuvo más motivada por cálculos políticos de cara a las próximas elecciones, que por criterios de riguroso análisis financiero. 
  7. La Doctora Sara Ladrón de Guevara se equivoca al señalar que la UV nunca ha recibido un financiamiento del 3% del presupuesto del estado. En el documento que entregamos a los entonces candidatos a gobernador en la Mesa de Opinión que organizamos en abril del año pasado (y en la que se comprometieron a apoyar la autonomía financiera de la UV con el 5% del presupuesto estatal), analizamos puntualmente la evolución del financiamiento de la UV. El documento también ha sido entregado a las autoridades de la UV. Derivado del análisis del Dr. Hilario Barcelata se desprende el siguiente gráfico, cuya elocuencia no deja lugar a dudas:

 

                                                 

                                                 

 

 Como podemos observar, en el año 2005 se ejerció un presupuesto  equivalente al 3.1% del presupuesto del estado. 

  1. No compartimos el júbilo de las autoridades universitarias por el acuerdo de la LXIV Legislatura. No lo hacemos, en primer lugar, porque la mayor parte de la comunidad universitaria estuvo al margen, sino es que ajena, a la discusión en el Congreso. La autonomía universitaria (incluyendo la financiera) se defiende día con día por lo que es imprescindible que los universitarios estemos no sólo informados, sino participando ampliamente en las discusiones y en las decisiones. Y esto no sucedió. En segundo lugar no compartimos el júbilo porque el triunfo es francamente pírrico pues ¡está incluso por debajo del ofrecimiento del fugado Duarte del 3%!  
  2. La exigencia de la autonomía financiera de la UV no surgió de la administración de la Rectora Sara Ladrón de Guevara, sino de la comunidad universitaria. Por eso resulta irritante que la Rectora y su equipo de colaboradores pretendan colgarse medallas que no les corresponden. Y tampoco podemos festejar el que no se haya defendido “bragadamente” el mandato del Consejo Universitario, que fijó un monto del 5% para alcanzar dicha autonomía.
  3. El Colectivo en Defensa de la UV seguirá impulsando iniciativas y acciones para transformar nuestra universidad y nuestro estado. En las próximas semanas daremos a conocer nuestras propuestas para avanzar en la construcción de la universidad que queremos y que Veracruz y México merecen.

 

 

Xalapa, Veracruz a 1 de febrero de 2017 

COLECTIVO EN DEFENSA DE LA UNIVERSIDAD VERACRUZANA