Xalapa, Ver.- Pese a la situación que enfrenta Veracruz en cuanto al VIH-Sida y a la alerta sanitaria que se emitió para la entidad por el hallazgo de pruebas rápidas para mujeres embarazadas que resultaron defectuosas, en el sector salud continúa el desabasto de condones femeninos y de medicamentos para enfermedades oportunistas que el Estado debe abastecer a pacientes que reciben atención.

Esto lo dio a conocer Patricia Ponce Jiménez, integrante del Grupo Multisectorial VIH, quienes desde hace 12 años funcionan como una contraloría social en el tema de la atención a pacientes con VIH-Sida.

A una semana de la emisión de la alerta sanitaria emitida por la Comisión Federal de Prevención de Riesgos Sanitarios (Cofepris) para Veracruz, por el hallazgo de 46 mil 900 pruebas rápidas, de origen chino, que daban resultados falsos, en donde se establece el tomar medidas inmediatas para atender la problemática, continúan situaciones como el desabasto de estos artículos.

El desabasto de condones femeninos, dijo, es general, tanto para repartirlos a la población, como para llevar a cabo talleres de información a las mujeres que son susceptibles de recibirlos, lo cual deja en desventaja a la población femenina.

Los condones femeninos forman parte del cuadro básico de medicamentos que debe distribuir la Secretaría de Salud a la población. Esto queda establecido en lo publicado de manera oficial en el Diario Oficial de la Federación, cuyo cuadro básico se encuentra actualizado al 2014, donde se le contempla en el apartado de “planificación familiar”, junto con el gel lubricante, el condón masculino y el dispositivo intrauterino.

Sin embargo desde hace un año estos no se encuentran disponibles en el sector público en Veracruz y en el reciente abasto que anunció el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, tampoco se incluyó.

En la misma situación, dijo, se encuentran los medicamentos para enfermedades oportunistas, los cuales son entregados a pacientes que son portadores del virus de inmunodeficiencia humana y han desarrollado síndrome de inmuno deficiencia adquirida (sida), por lo que enfrentan la presencia de enfermedades que les afectan a consecuencia de sus defensas bajas.

Estos medicamentos tampoco están disponibles ni han sido distribuidos a los pacientes que reciben atención del Sector Salud, a pesar del anuncio de la administración estatal de haber invertido 100 millones de pesos en compra de medicamentos para abastecer a los hospitales y clínicas del sector salud.

Mientras tanto dijo que existe preocupación adicional, pues continua sin solucionarse el tema del despido del personal de los Capasits de Poza Rica y Coatzacoalcos, donde se atienden cerca de 2 mil pacientes de VIH-Sida.

En el caso de Poza Rica fueron despedidas siete personas del Capasit, que son quienes actualizan bases de datos, atienden al personal y proporcionan los medicamentos, por lo que existe el riesgo de que este grupo de pacientes ni siquiera reciban sus dosis de antiretrovirales.

En cuanto a Coatzacoalcos, dijo que tampoco se ha contratado a la médica que atiende a 400 pacientes de VIH-Sida en la zona sur y se corre el riesgo que ante la falta de contratación y la ausencia de pago, deje de ir a trabajar. 

Avc