“El fanático no puede distraerse, porque el enemigo acecha por todas partes. También está dentro del espectador callado, que en cualquier momento puede llegar a opinar que el rival está jugando correctamente, y entonces tendrá su merecido.”

El Futbol a sol y sombra | Eduardo Galeano

Fotografías: Félix Márquez | Avc