El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) informó que de los 390 mil migrantes que cada año atraviesan territorio mexicano para llegar a Estados Unidos, el 32% tiene problemas de salud y el 29% ha sido víctima de violencia.

Además, de los ilegales con algún padecimiento de salud, sólo el 64.2% recibe atención médica y quienes lo reciben, el 85.8% lo hace en algún refugio para migrantes y el 2.5% en centros de salud.

René Leyva Flores, investigador de la INSP, aseguró que el 68.7% de los migrantes han sido asaltados, el 50% amenazados, el 38% humillados, el 25% golpeados, el 9.7 secuestrados y el 3.9% violentados sexualmente.

De acuerdo con Leyva Flores, los datos arrojados son producto del estudio sobre el estado de salud de las personas en tránsito, los cuales tienen una relación directa con la condición migratoria y la violencia en México.

En las consultas médicas, las enfermedades que los migrantes sufren son en su mayoría respiratorias, diarreicas y relacionadas con deshidratación, así como heridas o accidentes.

“Decimos una cosa y hacemos otra […] requerimos armonizar nuestro pensamiento con nuestras prácticas para tener coherencia”, sentenció el investigador con respecto a las quejas que en México se hace sobre el trato de los migrantes mexicano en Estados Unidos.

Con información de Reforma | La Silla Rota

[relativa1]