Coatzacoalcos, Ver.- El flujo de migrantes de origen centroamericano que pasan por la zona sur de la entidad se desplomó durante las últimas semanas, informó el coordinador de la Pastoral de la Movilidad Humana de la Diócesis de Coatzacoalcos, Joel Ireta Munguía.

Comentó que tal situación ha sido producto del descarrilamiento del tren de carga conocido como “La Bestia”.

“La semana pasada aproximadamente llegaron 120 y en esta semana yo creo que no llevamos ni 30, ha disminuido considerablemente porque un tren se descompuso, vienen a pie”, expresó.

En entrevista, el presbítero dijo que la iglesia católica continúa brindando techo y alimento a los indocumentados en el albergue que se encuentra en la colonia Ejidal de esta ciudad.

Asimismo, reiteró que apoyarán a los viajeros que sean deportados de los Estados Unidos, principalmente a las personas que reúnan los requisitos para ser catalogados como refugiados, pues lo son tres de cada 100.

Por otro lado, Ireta Munguía recordó que la Diócesis de Coatzacoalcos se encuentra a la espera de que el Congreso de Veracruz autorice la donación de un predio para la edificación del nuevo refugio en la colonia Nueva Obrera.

“Ahí se va a construir la oficina, los dormitorios y todo lo relacionado con los migrantes y habrá otra área también que se nos ha dado en comodato exclusivamente para hacer deporte, área recreativa.

Tenemos considerado realizar dormitorios para hombres, mujeres y cada uno con sus sanitarios y todo lo necesario, pensando para 80 migrantes varones y mujeres”, detalló el sacerdote.

Avc

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]