Los países aliados a Estados Unidos han expresado su apoyo a Washington, tras el ataque a una base militar siria, sin embargo naciones como Rusia, Irán, incluso China, condenaron el incidente.

Apoyo a Estados Unidos

En Londres, el gobierno de Reino Unido ha descrito este viernes como "apropiado" el ataque contra una base aérea ubicada en la provincia siria de Homs, expresando su "apoyo total" a la decisión de Washington, según el diario británico The Guardian.

En Francia, el canciller Jean-Marc Ayrault, afirmó que los bombardeos de Estados Unidos sobre una base aérea siria constituye una “advertencia” y una forma de “condena” del “régimen criminal” del presidente sirio Bashar al Assad.

La Unión Europea también expresó su apoyo al ataque y afirmó que trabajará junto con la Casa Blanca “para poner fin a la brutalidad” en el país árabe.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que "el bombardeo estadunidense muestra una determinación necesaria contra los bárbaros ataques químicos".

El gobierno japonés, por otra parte, expresó su apoyo a "a la determinación" de Estados Unidos de no permitir la proliferación o el uso de armas químicas, luego de un ataque con misiles estadunidenses contra una base aérea siria.

Incluso Japón afirmó "aprecia altamente" el compromiso de la administración del presidente Trump de mantener el orden mundial en un momento en que "la amenaza de las armas de destrucción masiva también está creciendo en Asia Oriental".

En Canberra, el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, brindó el apoyo de su administración por el ataque contra una base aérea siria, en respuesta al presunto ataque químico ejecutado el martes en Jan Sheijun, que dejó cerca de un centenar de muertos.

En Jerusalén, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, apoyó este viernes el ataque ejecutado por Estados Unidos, afirmando que "manda un mensaje firme y claro".

En este sentido, el gobierno de Arabia Saudita expresó este viernes su respaldo al ataque ejecutado por Estados Unidos.

Lo reprueban

En contraste, Rusia insiste en condenar el ataque de Estados Unidos a una base militar siria, mientras Damasco considera que ha sido "limitado" y era "esperado", además acusó a Washington de convertirse en un aliado del Estado Islámico (EI).

Previamente, el presidente ruso Vladimir Putin describió el bombardeo como una "agresión a un Estado soberano", que viola el derecho internacional y "encima por un pretexto inventado".

China por su parte, llamó este viernes a "evitar un nuevo deterioro de la situación" en Siria tras el bombardeo estadunidense contra una base militar del régimen sirio, y condenó "el uso de armas químicas, por parte de cualquier país".

El régimen de Beijing reiteró su condena al ataque mortal de armas químicas de esta semana en Siria y apuntó que apoya una investigación independiente bajo las Naciones Unidas, aunque existen evidencias muy fuertes de que se usó gas tóxico.

El gobierno de Irán condenó "firmemente" este viernes el ataque ejecutado por Estados Unidos contra una base aérea ubicada en la provincia siria de Homs, recalcando que "fortalece a los terroristas en Siria y en la región".

Con información de La Silla Rota

[relativa1]

[relativa2]