Veracruz, Ver.- El Movimiento Migrante Mesoamericano (MMM) buscará que las autoridades mexicanas crucen perfiles genéticos de madres de migrantes centroamericanos desaparecidos con los perfiles genéticos de los restos hallados en Colinas de Santa Fe.

Este martes 10 de abril, organizaciones defensoras de derechos humanos de los migrantes se reunieron con autoridades veracruzanas y del gobierno federal para hacer el planteamiento.

Al salir de la reunión, en la delegación de la Comisión Nacional de Derechos humanos (CNDH) con sede en el puerto de Veracruz, Martha Sánchez Soler, coordinadora del MMM, explicó que durante 14 años han denunciado el secuestro masivo de migrantes centroamericanos en su paso por territorio mexicano, específicamente por el sur de Veracruz.

Ante la oleada de inseguridad que ha prevalecido en la entidad durante este tiempo, y por la forma de operar de los grupos de la delincuencia, estiman que en los entierros clandestinos hallados en Colinas de Santa Fe (donde han hallado 250 cráneos), puedan estar los restos de migrantes que han desaparecido en la ruta migratoria.

“Estamos convencidísimos de que en estas fosas clandestinas y en las fosas comunes hay muchos migrantes sin identificar”, explicó Sánchez Soler.

Desde hace tres años, el MMM ha tomado muestra de ADN a las madres de centroamericanos con migrantes desaparecidos en Veracruz, sin embargo esas muestras no han sido cruzadas con los hallazgos de fosas clandestinas en Veracruz.

“No hay ningún mecanismo que nos permita acceder a esas muestras para compararlas con la que nosotros tenemos de familiares en Centroamérica para ver si logramos identificar a alguien”, expresó.

Para Sánchez Soler lograr que se haga un cruce entre los perfiles genéticos de madres de Centroamérica con los perfiles hallados en Colinas de Santa Fe y fosas comunes se lograría descartar o confirmar la presencia de migrantes en el sitio.

Alerta en la ruta migratoria tras secuestro de 7 centroamericanos

El 2 de abril del presente, se encendieron las alarmas en el Movimiento Migrantes Mesoamericano (MMM) después de recibir informes de que siete centroamericanos fueron secuestrados, torturados y mutilados por un grupo de la delincuencia organizada, en el sur de Veracruz.

“Con esta acción del secuestro y mutilación de los migrantes se nos prendieron todas las alarmas porque son señales de la reactivación de los carteles en el secuestro y asesinatos de migrantes”, dijo Rubén Figueroa, coordinador sur-sureste del Movimiento Migrante Mesoamericano.

Dijo que en la reciente reunión con las autoridades, exigieron a la PGR y la Comisión Nacional de Derechos Humanos que se emitieran medida cautelares para la zona sur de Veracruz y acciones de inteligencia para evitar que hechos de violencia ocurran de nuevo.

Rubén Figueroa dijo que durante 2016 la CNDH emitió medidas cautelares para migrantes en su tránsito por Veracruz, pero a la fecha, no se han visto acciones para revertir las situaciones de violencia que afectan a este sector de la población.

Durante la reunión de esta semana, el MMM pidió a las autoridades que lleven a la práctica las medidas cautelares dictadas por el órgano nacional de derechos humanos. Pidieron que se refuerce la seguridad en zonas migrantes, se sensibilice a personal de la fiscalía, que se otorgue capacitación de derechos humanos a cuerpos de seguridad.

Para el Movimiento Migrante, las zonas de mayor riesgo para los migrantes en tránsito se encuentran en los municipios de Coatzacoalcos, Las Choapas, Minatitlán y Acayucan.

“La zona está muy caliente, hay mucha violencia en esa zona y los migrantes son una de las principales víctimas como tal del crimen organizado”, afirmó Figueroa.

El activista mencionó que muchas de las agresiones son reportadas a las autoridades de la PGR e INM, y en algunos casos, los señalados de cometer agresiones son las Policías Municipales que están coludidas con el crimen.

A cuatro meses de que Miguel Ángel Yunes Linares asumió el cargo como mandatario estatal, Rubén Figueroa menciona que a pesar de que han existido algunos esfuerzos, la problemática no ha cambiado debido a que continúa la corrupción entre las autoridades y las bandas delincuenciales.

“No decimos que la violencia inicia con su mandato, la violencia viene desde administraciones anteriores. Lo que si es cierto es que nada ha cambiado, no hay una actividad de prevención, un mecanismo para evitar las agresiones a migrantes”.

El defensor de los derechos humanos se pronunció por una coordinación entre el gobierno federal y estatal para detener las agresiones a migrantes en el sur de Veracruz.

A partir de los trabajos realizados esta semana, en dos meses se analizarán los resultados de los acuerdos tomados.

Veracruz, muro humano

Norma Romero Vázquez, coordinadora del Grupo “Las Patronas”, dijo que los problemas con los que lidian los migrantes en su tránsito por Veracruz no tienen que ver solo con los grupos de la delincuencia sino con las acciones antimigratorias de las autoridades federales.

“Hay un muro como el de Donald Trump en México, específicamente en la zona sur de Veracruz. Este muro es un muro humano que ha puesto el gobierno, porque hay mucha redada de migración, y desafortunadamente muchos de nuestros hermanos migrantes ha sido tomados”, dijo.

“La Patrona” dijo que ningún muro detendrá la migración, mientras existan necesidades básicas por atender en los países. “Los ciudadanos que peor la pasan buscarán mejores oportunidades de empleo y vida para sus familias”.

Romero Vázquez dijo que tras la implementación del plan Frontera Sur, que restringe el acceso de los migrantes al tren (el principal modo de movilización de migrantes) estos han optado por realizar largas caminatas.

En el comedor que dirige desde el municipio de Amatlán de los Reyes, Norma ha visto llegar cada vez más a menudo hombres, mujeres y niños con el rostro quemado y los pies destrozados tras kilómetros sin descanso de caminata.

Además, en las nuevas rutas los migrantes se convierten en una presa fácil para los polleros que los abandonan y sólo les sacan los pocos recursos que llevan consigo.

En el peor de los casos, dijo, son tomados por la delincuencia, los obligan a delinquir o bien los secuestran, torturan y asesinan. Ellos terminan en fosas clandestinas o fosas comunes como desconocidos; mientras a cientos de kilómetros sus madres, padres y familias continúan en su búsqueda.

Por ello, llamó a las autoridades a dar una atención más humanizada a los migrantes, a resguardarlos en su paso por Veracruz. Y a la población le pidió ser solidaria con este sector de la población. 

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]