Xalapa, Ver. –  Periodistas reunidos frente al Palacio de Gobierno de Veracruz, conmemoraron a Regina Martínez Pérez, una de los 19 reporteros asesinados durante el sexenio de Javier Duarte, hoy preso en Guatemala. El crimen cumplió cinco años sin ser esclarecido y para el gremio “representa un monumento a la impunidad y el autismo de la justicia en México”. 

El 28 de febrero de 2012, Regina Martinez, corresponsal de la Revista Proceso en Veracruz fue asesinada en el interior de su domicilio, en la capital del estado, Xalapa. Desde entonces, recordaron sus compañeros, el presunto asesino material, Adrián Hernández Domínguez (alias “El Jarocho”), sigue prófugo de la justicia.

“Han sido cinco años de omisiones por parte de la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado de Veracruz, hoy Fiscalía General del Estado, no se han valorado otras pruebas más allá de las testimoniales del “cómplice” o chivo expiatorio (Jorge Antonio Martínez Silva, “El Silva”)”, recriminó Norma Trujillo, reportera de la Jornada Veracruz.   

De acuerdo con los reportes forenses, la periodista xalapeña falleció a causa de “anoxia por estrangulamiento” y hubo lucha antes de ser sacrificada, sin embargo, Norma Trujillo, reclamó que hasta la fecha no hay muestras de la piel que quedó en las uñas de Regina Martínez y tampoco se sabe si el perfil de ADN de las gotas de sangre encontradas en la escena del crimen corresponden a los acusados.

“¿Dónde están las sábanas de llamadas de sus teléfonos celulares?, ¿qué dice el dictamen de sus correos electrónicos y de los archivos encontrados en su computadora?, ¿el análisis de los grupos de interés que afectó con sus trabajos de investigación?”, abundó la reportera y allegada a Regina Martínez. 

Recordó que pese a compromisos hechos por el actual gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares, de que heredaría las investigaciones de los crímenes de todos los periodistas veracruzanos y que habría justicia para sus familias, “han pasado cinco meses de su administración y el tema no se ha retomado”.

El evento llamado Memorial al Periodismo Veracruzano, estuvo revestido con esculturas de hielo, que en el centro conservaron las fotografías de Regina Martínez y de los comunicadores finados durante el sexenio pasado; la obra fue realizada por Cristian Valencia Celis, alumno de la Facultad de Artes de la Universidad Veracruzana (UV).

“A diferencia de los monumentos de piedra o de bronce, este trabajo se apoya en lo efímero como es el hielo, quien lo contempla un momento fugaz que nos hace recordar en común tiempo y espacio público, y así en colectivo demandar demandar justicia sobre nuestros periodistas asesinados”, explicó el autor.

Finalmente, el colectivo de periodistas Voz Alterna, entregó el premio Regina Martínez a la reportera del Mundo de Orizaba, Jéssica Ignot, por su labor periodística y compromiso social, particularmente por la cobertura en temas de desaparecidos y fosas clandestinas que se han registrado en la zona centro de Veracruz.

Ante el micrófono, la galardonada recriminó los cinco años de impunidad en los crímenes de 20 reporteros veracruzanos, (desde 2012) incluido el crimen de Ricardo Monlui Cabrera, quien fue asesinado el 19 de marzo dude 2017, ya durante el mandato de Miguel Ángel Yunes Linares.

“Somos periodistas, y somos la voz de una sociedad vulnerada, cuando matan a un periodista también se mata el derecho a la sociedad para estar informados y de asentar la memoria histórica lo que pasa en los pueblos”, concluyó Jéssica Ignot. 

[relativa1]

[relativa2]

[relativa3]