Alberto Melchor

Una lujosa “mansión”, así es como describen los pobladores de Ajalpan y Vicente Guerrero la guarida que construye en Moyotepec uno de los capos más buscados en Puebla: ‘El Bukanas’, líder de una célula de Los Zetas que este viernes logró escapar a un operativo de la Semar en el que murieron cuatro de sus hombres y un marino.

[relativa1]

Pero no es la primera vez que las autoridades lo tienen cerca y lo dejan ir. El pasado 9 de marzo escapó de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), la Fiscalía General del Estado (FGE) y el Ejército Mexicano, quienes realizaron un megaoperativo en Atzizintla y Palmar de Bravo, donde presumieron haber detenido a 80 personas aunque solo pudieron fincarles cargos a la mitad.

Autoridades federales decidieron seguirle el rastro tras ese enfrentamiento y fue así como dieron con él la madrugada del viernes, sin embargo no se acercaron a Moyotepec, municipio de Ajalpan, donde desde principios de este año se edifica una fortaleza, guarida y antro privado de este capo.

La Semar no llegó a territorio de El Bukanas

La presencia de decenas de policías municipales, estatales, ministeriales, el Ejército y la Secretaría de Marina (Semar) desde la madrugada de este viernes y hasta entrada la noche en la junta auxiliar de Telpatlán, municipio de Vicente Guerrero, no podía deberse a nadie más que a ‘El Bukanas’.

Así lo afirmaron los pobladores que a la distancia, desde los techos y pórticos de sus viviendas, veían cómo los ministeriales eran escoltados por la Marina mientras levantaban los cadáveres, ‘bazookas’, granadas y casquillos de AK-47 que dejó el sangriento enfrentamiento que los tomó por sorpresa la madrugada de ayer.

[relativa2]

“¿Sabe por qué fue la balacera?”, preguntaban a los pocos representantes de los medios de comunicación que dieron cobertura presencial al enfrentamiento. “Estaban buscando a un huachicolero”, contestábamos ante los cuestionamientos.

“Seguramente al Bukanas”, afirmaban en voz baja, sabedores de que entre ‘los mirones’ estaba su gente, quienes además se paseaban impunemente en carros y camionetas con los vidrios polarizados.

“Pero ni se acercaron a su casa, su mansión ni la tocaron. Solo fue el helicóptero a dar unas vueltas pero ninguno de los marinos llegó más allá de Vista Hermosa –Ajalpan–; allá adelante del ‘Ojo de Agua’ sigue su gente escondida”, relató uno de los pobladores que, por obvias razones, prefirió quedarse en el anonimato.

Moyotepec, albergue de El Bukanas

“Es una pinche mansión, son buena onda pero sí andan pesados –siempre con armas largas–. No se meten con nadie pero pues nadie se mete con ellos. Llegaron desde hace como medio año y pues luego luego se corrió el rumor de quién era”, dijo el informado vecino.

Todos saben que se dedican al robo de combustible, de día casi nadie los ve pues es de noche cuando las camionetas último modelo bajan desde Moyotepec hacia Vista Hermosa, o cruzan la frontera municipal entre Ajalpan y Vicente Guerrero para ir hasta Telpatlán, lugar de los acontecimientos violentos de este viernes.

Aunque no habían padecido ningún hecho violento desde que ‘El Bukanas’ se convirtió en el nuevo inquilino de Moyotepec, creen que la muerte de cuatro pistoleros de Los Zetas y el de un uniformado de la Marina desatará la violencia en esa región.

“Pues la verdad si queremos que los agarren porque con lo que pasó ‘se va a soltar el diablo’, ninguno de los dos se va a quedar quieto y pues lo que menos queremos es problemas”, dijo argumentando los motivos por los que deseaban que la Marina allane la finca del cabecilla.

Llegaron a destronar a “Los Coyotes”

Los ‘huachicoleros’ no son nuevos en la región de Ajalpan y Vicente Guerrero. Quienes ahí viven aseguran que desde hace tiempo convivían con una banda local, no tan violenta y con una estructura más familiar, denominada ‘Los Coyotes’.

Dicho grupo, al igual de la célula de ‘El Bukanas’, tenía como principal foco delictivo el robo y distribución de hidrocarburo ordeñado de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Aunque este grupo aún sobrevive, aseguran que se han visto rebasados por Los Zetas, quienes incluso pudieron haber optado por cooptarlos en lugar de erradicarlos, como suelen hacer con la mayoría de sus rivales en ‘negocios’.

Fiestas frente a ojos de las autoridades

Estando a casi cuatro horas de distancia de la capital poblana, en una localidad de difícil acceso, con una población de poco más de 500 habitantes, ‘El Bukanas’ no solo adoptó a Moyotepec como su escondite sino también, como un centro recreativo.

Mucha música, alcohol y prostitutas son el sello característico de las fiestas del capo huachicolero, a las que asisten miembros exclusivos de su séquito, según revelaron quienes han sido testigos de su organización.

Mucho de lo que en sus fiestas (y en su vida diaria) se consume, pasa forzosamente por la cabecera municipal de Vicente Guerrero, la cual está al pie de la carretera Azumbilla-Tlacotepec de Díaz que es el único acceso para llegar hasta Moyotepec.

Alcohol, comida, vehículos blindados y mujeres provenientes de Tehuacán o Cañada Morelos, han pasado frente a las autoridades de estos municipios durante el último medio año, sin que nadie se haya acercado a indagar quién es el dueño de la ostentosa propiedad que destaca sobre las demás, en Moyotepec.

Con información de E-Consulta

[relativa3]