El gobierno celebró un proceso electoral que calificó como "pacífico" y llamó a aceptar los resultados para conformar la nueva Asamblea Nacional Constituyente