María Elena Medina Mora, directora del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRFM), pronosticó que el miedo, angustia, dificultad para dormir y otros síntomas que dejó el sismo del 19 de septiembre, son normales, pero deben disminuir y desaparecer en el transcurso de un mes, aproximadamente.

[relativa1]

La especialista comentó que en la mayoría de los casos esa era la ruta a seguir, aunque en un pequeño porcentaje, por diversas causas, los afectados podrían desarrollar un trastorno mental.

En el marco del foro Día de la Genómica. Enfermedades psiquiátricas, organizado por el INPRFM y el Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen), Medina Mora detalló que las personas que estuvieron más cerca de los daños ocasionados por el temblor, los que tenían experiencias previas parecidas, así como quienes tuvieron la pérdida de un familiar o su vivienda, son quienes están más cerca de sufrir padecimientos como depresión y ansiedad.

[relativa2]

Por otra parte, comentó que personas que sufrían alguna alteración mental previa sin diagnóstico, serían susceptibles de que su condición se exacerbe, por lo que manifestó que las instituciones tienen el reto de detectar en etapa temprana y brindar a los afectados el tratamiento que requieran.

Agregó que el instituto que ella dirige busca apoyar en la oferta de apoyo sicológico o siquiátrico con un servicio de urgencias, pues han recibido cerca de 30 personas adicionales a la demanda usual.

(Con información de LA JORNADA) | La Silla Rota

[relativa3]