La posible cancelación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) provocaría afectaciones en el sector automotriz en el país, particularmente en el caso de las camionetas tipo pick up que se fabrican en México y llegan a Estados Unidos.

Esto a causa de los aranceles del 25% que se tendría que pagar, si el tratado entre Estados Unidos, Canadá y México no siguiera.

[relativa1]

México no paga aranceles para el sector automotor gracias al TLCAN, por lo que algunas marcas comenzaron a producir este tipo de productos para exportarlos, pero ante la cancelación se volvería a colocar el impuesto.

A otras naciones Estados Unidos les ha puesto aranceles en la exportación de productos, sin embargo, con el paso del tiempo los productos con este impuesto fueron desapareciendo.

El 28% de las exportaciones hechas en México son de pick ups, de acuerdo con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

[relativa2]

Por ello, según señala el presidente de la asociación, Eduardo Solís, en caso que desaparezca el acuerdo y se coloque el arancel, cada marca habrá de decidir qué ocurrirá con su producción.

En México, Toyota, que produce la Tacoma; Nissan, la Frontier; Dodge, la RAM 2500; y Generar Motors, la Chevrolet Silverado y la Sierra, entre otros vehículos tipo pick up.

La planta de Toyota, en Mexicali, ha producido hasta septiembre 115 mil unidades.

Además, se prevé la construcción de una planta en Guanajuato, donde se espera que para 2019 se produzcan 100 mil unidades más.

Por su parte, General Motors y sus pick up Silverado 2500 y la Sierra, fabricadas en Guanajuato, en lo que va del año han fabricado 309 mil unidades. Sólo estos dos modelos representa el 55% de lo que la compañía arma en México.

En el caso de Dodge y su Ram 2500, la camioneta ligera más exportada hacia Estados Unidos, con 182 mil unidades en lo que va del año.

Con información de La Silla Rota

[relativa3]