Un hombre de 20 años originario de Kenia de nombre Horace Owiti Opiyo, era conocido hasta hace unos días como el hombre con el pene más grande del mundo, un título que seguramente muchos podrían considerarían como un halago, sin imaginarse que en realidad era toda una tortura.

De acuerdo con MEN'S HEALTH, el pene de Horace medía un metro y sus testículos pesaban cerca de 5 kilogramos, algo que se convirtió en una verdadera pesadilla para este chico, quien debido a esta situación tuvo que vivir prácticamente la mitad de su vida encerrado, sin salir de casa.

Cuando tenía 10 años, Horace notó que sus testículos comenzaron a crecer de forma rápida y desproporcionada, a tal grado que tuvo que dejar la escuela y otras actividades que realizaba pues fue víctima de bullying. Además, esta condición le generó dolores intensos en la zona de los genitales, a tal grado que no podía estar de pie, sentarse o caminar.

Su caso llegó a oídos de unos de sus vecinos, quien le pidió permiso para tomarle fotografías y publicarlas en Facebook con el fin de que se viralizaran y que llegaran a manos de un especialista que valorara su caso.

[relativa1]

Y así sucedió. Un doctor se interesó en su caso y Horace fue diagnosticado con elefantiasis escrotal que terminó convirtiéndose en un linfedema, que es cuando se acumula un linfa en los tejidos blandos del cuerpo, ya que el sistema linfático tiene algún daño.

El hombre fue intervenido en el Hospital Jaramogioginga Odinga, en la ciudad de Kisumu, para retirarle el exceso de piel y comenzar así una vida normal.

"Cuando me levanté, me sorprendió que mi cuerpo fuera tan liviano, ahora era libre. Puedo nadar, correr, jugar al fútbol... toda la pesadez se ha ido", dijo Opiyo, según lo difundido por el periódico británico Daily Mail.

Con información de La Silla Rota

[relativa2]