Muchas personas siempre se han preguntado el por qué los hombres se rascan e inmediatamente huelen sus dedos, al parecer la ciencia tiene una explicación un poco interesante al respecto.

En la web existen muchas teorías en donde comentan que algunas de las razones por la cuales los hombres pasan su mano por "ahí": es porque buscan acomodar su pene, porque llegan a tener erecciones involuntarias, por un simple signo de virilidad, entre otras más.

[relativa1]

Pero, ¿por qué hacen de esto un ritual "rasca-huele"?

Usuarios en Reddit han empezado a hablar del tema sin miedo, argumentando que es una cuestión de places personal, pues les gusta el olor:

"Bien, confesaré. No sé si todos lo hacen, y no lo hago en público o frente a otras personas. Pero si estoy solo y me rasco las bolas, definitivamente lo hago. También cuando termino de entrenar y voy a la ducha, también huelo mis calzoncillos sudados donde estaban mis bolas, luego rasguño 'mis nueces' y me huelo los dedos. La respuesta sobre por qué hago esto es bastante simple: me gusta el olor de mis bolas..."

"...No voy a actuar como si yo tampoco lo hiciera. Cuando llego a casa del trabajo, me tomo un tiempo para rascar y oler mis partes. Por lo general, un olor acre y espeso es más intenso que una flatulencia. Y si es un día caluroso y he estado afuera en el patio o algo... cuidado."

¿Te identificas con estas historias? ahora te explicamos por qué lo haces.

Según la revista MEL Magazine, aparentemente todos los hombres lo hacen y ¡algunas mujeres también! Por ello, le preguntaron al bio-psicólogo Nigel Barber, quien por fin ha revelado este misterio.

Según Barber, ni la higiene ni la curiosidad por saber qué huelen sus partes son la razón de este hábito. El teoriza que los hombres huelen sus dedos para sentirse más vivos.

[relativa2]

"Dudo que sentir nuestros propios olores o feromonas esté relacionado con la higiene", dijo a MEL Magazine. "En cada caso, la percepción de uno mismo puede elevar el estado de ánimo y aumentar el autoestima."

Como conclusión:

"Olfatear el olor a tus partes es tranquilizador, porque solidifica el hecho de que eres un ser humano, uno que crea un olor único, aunque probablemente nadie más lo apreciaría".

Con información de La Silla Rota

[relativa3]