Tremendo escándalo se ha suscitado alrededor de la aplicación de citas para personas homosexuales llamada Grindr, luego de que este lunes se divulgara que la app compartió información muy personal de sus usuarios con dos empresas que fueron contratadas para mejorar sus sistemas informáticos.

De acuerdo con Diario de NY, entre los datos compartidos se encuentran los registros médicos de los usuarios, en donde algunos han informado que son portadores de VIH.

Grindr lleva 9 años en el mercado y fue la primera app en usar tecnología de geolocalización en teléfonos inteligentes. Actualmente, cuenta con 3,6 millones de usuarios y es denominada como la "mayor red mundial de encuentros para hombres gays".

Sobre su estado de VIH, la aplicación lo solicita cuando el usuario hace el proceso de registro a esta plataforma, junto con otros datos como su teléfono, género, edad, correo electrónico, información que no está encriptada, la cual lo hace más vulnerables a los hackers.

"El estado de VIH está vinculado a toda la otra información. Ese es el problema principal", explicó Antoine Pultier, investigador de SINTEF, lo que haría que con vincular estos datos se podría descubrir la identidad del usuario.

Con información de La Silla Rota