El guardia de seguridad del estadio Tomás A. Ducó, del equipo argentino Huracán, grabó como una puerta se azotaba sin razón y, en el minuto 1:09, a una sombra tenebrosa.