Xalapa, Ver. - Organizaciones defensoras del medio ambiente, señalaron que la decisión del presidente de México, Enrique Peña Nieto, sobre el acuerdo que podría derogar la veda para el otorgamiento de concesiones y aprovechamiento de aguas del río Actopan y La Antigua, podría dar la posibilidad al uso indiscriminado del agua y que el vital líquido se use en proyectos industriales, hidroeléctricos y de minería.

El decreto se presentó ante la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) el pasado 21 de marzo, y propone suprimir la veda para ambos ríos, así como establecer reservas de aguas superficiales para uso urbano, doméstico y comercial.

[relativa1]

De acuerdo al documento, retirar la veda tendrá un costo de 422 millones de pesos al gobierno federal, pero las concesiones de aguas superficiales y explotación de los afluentes generaría ganancias de hasta 9 mil millones de pesos.

En 2011 la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), indicó mediante estudios técnicos, que estos ríos tienen volúmenes aceptables para ser aprovechados, no obstante, los instrumentos jurídicos (uno de ellos la veda) impiden que esto suceda.

[relativa2]

Información recaba por AVC Noticias, menciona la opinión del Centro Mexicano de Derecho Ambiental A.C (CEMDA), quienes consideran que el impacto moderado – como es catalogado en la veda- es erróneo, pues por la cantidad de personas que habitan en la cuenca este es más bien de alto impacto.

Además, señalan que otorgar un permiso para la explotación por 50 años resulta excesivo al no considerar el crecimiento de la población y la variación esperada en los caudales.

El CMDA recomienda de manera urgente establecer los lineamientos y reglas para determinar los usos del agua y plazo máximo para su expedición. Además de reducir la duración de la vigencia a 30 años e incluir los daños sufridos en los ecosistemas hídricos antes de la publicación del decreto.

[relativa3]

Quienes tomarán la decisión a cerca de derogar la veda, es la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), sustentados en dictámenes técnicos de viabilidad, para en su caso, la aplicación del mismo por parte de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).  

Foto: Internet