Los riñones son un par de órganos vitales que realizan varias funciones para mantener la sangre limpia y químicamente equilibrada, define un diccionario web.

Los riñones son órganos en forma de frijol; cada uno más o menos del tamaño de un puño. Se localizan cerca de la parte media de la espalda, justo debajo de la caja torácica (las costillas), uno a cada lado de la columna vertebral.

Los riñones son avanzadas máquinas de reprocesamiento. Cada día, los riñones de una persona procesan aproximadamente 190 litros de sangre para eliminar alrededor de 2 litros de productos de desecho y agua en exceso. Los desechos y el agua en exceso se convierten en orina que fluye hacia la vejiga a través de unos conductos llamados uréteres. La vejiga almacena orina hasta que la libera al orinar.

[relativa1]

Esto es una rápida mirada a la función de los riñones en nuestro organismo, por lo que es necesario que tenerlos sanos.

Pero hay señales que nos alertan que no están funcionando de forma correcta, según el portal Cultura Colectiva.

Sientes dolor de espalda

Por lo general comienza en un lado de la espalda baja y evoluciona hacia el otro. Esto significa que hay daño renal en ambos riñones. Si estos dolores te aquejan al levantarte en la madrugada o en las mañanas y se quitan al orinar, es importante que acudas al médico para una valoración oportuna.

Tienes picazón o resequedad en la piel

Al igual que el hígado, los riñones tienen la misión de eliminar las toxinas en tu cuerpo. Cuando éstas se acumulan en exceso en el organismo —debido a que tus riñones no están trabajando bien— se manifiestan erupciones o resequedad en tu piel. Si notas que esto ocurre es muy probable que tus riñones requieran de una revisión médica.

Tu función urinaria se altera

Si orinas más veces de lo normal en las noches, si tu orina es muy espumosa o tiene una coloración marrón o te cuesta mucho trabajo orinar, acude lo más pronto que puedas a una revisión.

Hay hinchazón en diferentes zonas de tu cuerpo

Puede manifestarse en los pies, las piernas o en los tobillos. Esto se debe a que las toxinas no se eliminan de manera correcta y encuentran donde alojarse en tu organismo. Esta hinchazón puede llegar a ser dolorosa e incómoda.

[relativa2]

Sientes fatiga que puede ser extrema

Al no bombear sangre en los niveles normales, tus riñones no distribuyen la cantidad suficiente de glóbulos rojos y por lo tanto no hay presencia de una cantidad adecuada de oxígeno. Esto causa fatiga o incluso una gran dificultad para respirar.

No logras concentrarte adecuadamente o te mareas

Como tu cerebro no recibe las cantidades suficientes de oxígeno su capacidad de concentración disminuye o pueden existir mareos repentinos.

Puedes padecer uremia

Esto se refiere a una especie de intoxicación en tu organismo debido a que los riñones no alcanzan a expulsar las toxinas acumuladas. ¿Síntomas de uremia? Principalmente náuseas, reacción lógica de tu cuerpo cuando intenta deshacerse de esa contaminación acumulada.

Cambios en tu aliento o en el sabor de los alimentos

Por un elevado acumulamiento de ácido úrico provocado por las toxinas retenidas, puedes llegar a sentir un sabor metálico en tu boca o un aliento con aroma a amoniaco.

Tu presión arterial aumenta

Debido a la retención de líquidos o el incremento de los niveles de sodio en la sangre, la presión puede aumentar. Cuando esto ocurre muchas veces no hay síntomas, por ello es que los chequeos constantes con el médico son tan recomendables para descartar cualquier enfermedad.

Foto Mejor con Salud | Con información de E-consulta

[relativa3]